La arquitectura circular

Publicado el 19 abril 2017

Han tenido que pasar  27 años desde que Pearce y Turner introdujeran en el capítulo 2º de su libro “Economics of Natural Resources and the Environment ” (Economía de los Recursos Naturales y del Medio Ambiente) el término de Economía Circular  para que se empiece a hablar, cada vez con más frecuencia, de este concepto.

Parece que por fin nos estamos concienciando de que la gran cantidad de residuos que, provenientes de todo el proceso productivo y del consumo, generamos con nuestra actual forma de vida,  no deben acabar en un gran vertedero sino que pueden y deben convertirse en materia prima indispensable para poder elaborar nuevos productos. Este cambio de una economía lineal “de la cuna a la tumba” a una circular “de la cuna a la cuna” tiene especial relevancia en el sector de la construcción ya que muchos de los materiales reciclados o elaborados con residuos tienen unas excepcionales aplicaciones en nuestro sector.

Así, muchas empresas están empezando a ver que el coste añadido  que supone incorporar el concepto de sostenibilidad en sus procesos productivos, se puede llegar a convertir  (como asegura Markus Laubscher, director de Sostenibilidad de Philips) en un gran valor añadido.

Arquitectura circular: edificar teniendo en cuenta la futura reutilización de la obra

Por ello, creo que deberíamos también nosotros comenzar a hablar de arquitectura circular, y que este concepto represente un valor añadido adicional en nuestros proyectos.  Para lograrlo, lo principal es llegar a una clara concepción holística de la arquitectura que nos lleve a diseñar pensando en todo el ciclo de vida de la edificación incluyendo la futura reutilización o demolición de la misma.

economía circular

Economía Circular © Certificado energético. Difusión con fines puramente informativos.

Yo creo que el concepto de arquitectura circular, iría un paso más allá del de arquitectura sostenible, ya que no sólo tendría en cuenta, el impacto que los edificios tienen en la naturaleza y en la sociedad, o la estructura de construcción y la eficiencia de los materiales, sino que tendría presente lo que ocurrirá cuando termine la vida útil de la edificación.

Entiendo que es difícil pensar en la vida útil de una edificación ya que ésta puede ser de 80, 100 o muchos más años dependiendo de factores exógenos a la prescripción como las leyes urbanísticas o la decisión de sus propietarios, lo que se complica aún  más, si a lo anterior añadimos el impacto que los avances tecnológicos tendrán sobre los elementos de la edificación. No obstante, si se puede prever la vida útil de muchos de sus componentes (sistemas de bombeo, cañerías, etc.) o las fechas previstas para reparación y sustitución de elementos como fachadas, cornisas, carpinterías, etc.

Así, y aunque de momento suene un poco utópico, si pudiéramos acompañar al Libro de la Edificación un protocolo de actuación para que a la hora sustituir alguno de los componentes del edifico, o incluso en el caso de demolición del propio edificio, lográsemos una  total recuperación y/o reciclado de todos los componentes para una nueva edificación, estaríamos hablando de ser capaces de levantar edificios con los escombros de los anteriores. Para lograr esto, es inevitable hacerlo desde la misma etapa de diseño ya que la introducción de cualquier material de construcción en el edificio actual influiría en su reutilización en el siguiente.

Materiales sostenibles para impulsar la arquitectura circular

No debemos olvidar que debería ser también indispensable, para cerrar el círculo, el comenzar a introducir en los edificios materiales fabricados a partir de desechos de la industria o de la construcción, por lo que desde este blog vamos a ir añadiendo en nuestra sección de productos todos los que vayamos conociendo.

Se tratará de productos ya conocidos por algunos de vosotros como los frentes de cocina realizados con botellas de plástico y virutas de madera, que comercializa una conocida empresa sueca , o de otros más novedosos como las pantallas acústicas fonoabsorbentes formadas por placas auto portantes y resistentes a la intemperie que están elaboradas  íntegramente con material triturado de moqueta de automoción fabricados por una empresa española. Este es, tan sólo, uno de los muchos otros ejemplos que se encuentran ya en nuestra industria.

Por eso, desde aquí me gustaría hacer una llamada a todas las empresas del sector de la construcción que fabriquen materiales ecológicos y sostenibles para que las podamos añadir esos productos a nuestra lista y queden así al alcance de todos los profesionales de forma rápida y ordenada.

NOTA: SI FABRICAS UN MATERIAL QUE PUEDA COLABORAR EN LA ARQUITECTURA CIRCULAR, ENVÍANOS TUS DATOS AL CORREO iff@iies.es Y, LO INCLUIREMOS EN NUESTRA LISTA DE PRODUCTOS.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Destacados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X