Arquitectura regenerativa: integrar las necesidades humanas en la naturaleza

Publicado el 11 diciembre 2019

Trascender los límites arquitectónicos de lo estático. Paredes y superficies que, literalmente, respiran, tragan, y agitan. La arquitectura regenerativa es una parte de la arquitectura que busca estar en comunión con la naturaleza, en lugar de existir a costa de ella. Su objetivo no es el diseño de bajo impacto, sino la construcción de estructuras autosuficientes y ecológicas.

La construcción sostenible se ha convertido en el hito de la arquitectura. Con el avance de la tecnología, los materiales hiper-eficientes y las técnicas vanguardistas, este tipo de arquitectura pretende dar soluciones constructivas con el menor impacto medio ambiental.

Sin embargo, en los últimos años ha aparecido un nuevo concepto: la arquitectura regenerativa.

¿Qué es la arquitectura regenerativa?

Cada vez nos damos más cuenta de que lo importante es reducir el impacto medioambiental que las actividades humanas provocan. Si queremos seguir disfrutando de la naturaleza, es necesario que vayamos un paso más allá de la ecología. Y esta es la idea que recoge la arquitectura regenerativa.

La arquitectura regenerativa traspasa los límites de las construcciones estáticas, y busca la comunión con la naturaleza. El regenerativismo no busca olvidarse de las personas; al contrario. La idea es que las personas puedan disfrutar de las facilidades de cualquier edificio, pero respetando los espacios naturales y/o formando parte de ellos.

Ejemplo de ello es la sede de la Universidad mexicana del Medioambiente, inaugurada en 2014, y diseñada por el arquitecto Oscar Hagerman a través del trabajo colaborativo y proyección inclusiva.

Diferencias con la arquitectura sostenible

La principal diferencia entre la arquitectura regenerativa y la sostenible se encuentra en el objetivo que persigue. La arquitectura sostenible busca generar el mínimo impacto medioambiental de las construcciones, dando mucha importancia a la eficiencia energética, por ejemplo.

Sin embargo, la arquitectura regenerativa, aunque bebe de la sostenibilidad, busca el respeto al medio ambiente y la integración de la vida cotidiana de las personas en la naturaleza, y en comunión con el resto de los seres vivos.

En este sentido, se diseñan construcciones que cuenten con la naturaleza como elemento no sólo dinamizador, sino también como parte estructural de las construcciones y que pueda satisfacer las necesidades de las personas como cualquier otro edificio.

Regeneración de recursos y autosuficiencia

La arquitectura regenerativa debe entenderse como una aplicación de la técnica arquitectónica para maximizar la relación con la naturaleza. En este sentido, muestra la importancia de entender que todo está relacionado, que formamos parte de este mundo y que debemos buscar un futuro sostenible.

Se trata, así, de llevar a cabo procesos que renuevan las fuentes de energía y los recursos, integrando las necesidades de la sociedad dentro de la naturaleza.

El objetivo es reconstruir los sistemas de forma eficaz, más allá de la sostenibilidad, permitiendo así la co-evolución de los recursos humanos y el resto de especies.

El diseño de jardines comestibles, la energía solar y los materiales de construcción sostenibles o restaurados son algunas de las principales técnicas que la arquitectura regenerativa aporta a la construcción ecológica. Sin duda, una disciplina que merece seguir siendo estudiada de manera constante y detallada.

Categorias relacionadas: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X