Arquitectura biofílica para mejorar el bienestar de las personas

Publicado el 21 mayo 2020

El término biofilia no es nuevo. En los años 80, el biólogo Edward O. Wilson lo acuñó para explicar la necesidad del ser humano de estar en contacto con la naturaleza. Su significado, del griego “philia”, que significa amor y “bio”, el amor a la vida, a lo que vive.

La necesidad del ser humano de vivir conectado a la naturaleza se debe a que esta conexión contribuye a nuestro bienestar y mejor calidad de vida, aportándonos mayor positivismo, energía y felicidad. Anteriormente ya hablamos de la edificación saludable, que plantea edificios que contribuyan a mejorar la salud y bienestar de sus habitantes.

Y es que numerosos estudios han puesto de relevancia la necesidad de incorporar la naturaleza en los espacios urbanos e interiores. La arquitectura biofílica, cada vez más en auge por la búsqueda de la sostenibilidad, pretende acercar la naturaleza al entorno urbano. A través de la incorporación de determinados elementos como agua, vegetación, luz natural o madera y piedra, podemos mejorar los espacios construidos para una habitabilidad más sana y sostenible.

La arquitectura biofílica está promovida por diferentes arquitectos, teóricos y científicos, que buscan la incorporación de la naturaleza a la construcción de edificios y el diseño urbano.

Diseño biofílico

El diseño biofílico se centra en buscar el bienestar de las personas que se encuentran en los espacios construidos, disminuyendo el estrés y aumentando la felicidad.

No solo se trata de incorporar elementos de la naturaleza en el espacio, estimulando sensorialmente a las personas que habitan los espacios con olores, sonidos y sensaciones de la naturaleza, sino construir con elementos que evoquen la naturaleza, imitando formas orgánicas.

Cómo incorporamos estos elementos naturales a los edificios puede ayudar, también, a contrarrestar la emisión de carbono y a construir de forma más eficiente.

Empresas de vanguardia como Apple, Google o Amazon han incorporado el diseño biofílico en sus oficinas, demostrando que mejora la concentración de los trabajadores, el compromiso y la capacidad cognitiva.

Características

La construcción con un enfoque biofílico tiene en cuenta una serie de características:

  • Optimización y organización de espacios con un enfoque humano.
  • Controlar los niveles de confort térmico.
  • Tener en cuenta la calidad del aire, los niveles de toxinas y la ventilación.
  • Implementar la comodidad acústica en los edificios.
  • Diseñar la iluminación natural y mejorar la artificial.
  • Construir generando vistas internas y externas de la naturaleza.
  • Utilizar materiales naturales, así como texturas, patrones y colores.

Si unimos arquitectura biofílica y sostenibilidad conseguiremos espacios y ciudades más verdes, más humanas y sanas. Las personas se podrán sentir más vinculadas al espacio que habitan y en los que trabajan. En este sentido, existen estudios sobre la influencia de la biofilia en los espacios de trabajo que demuestran el aumento de la productividad y mejora la sensación de confort, disminuyendo la sensación de estrés. Estas cuestiones mejoran si sumamos la sostenibilidad de los edificios.

Categorias relacionadas: Actualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X