4 novedosas aplicaciones sostenibles para la construcción

Publicado el 5 junio 2018

De todos es sabido que la innovación ha llegado también al sector de la construcción. Son muchos los proyectos que incorporan las últimas tendencias en tecnología para optimizar los recursos. Y esta nueva realidad es, en la mayoría de los casos, una buena noticia para la sostenibilidad.

Los materiales de construcción sostenibles pueden ser una alternativa a los productos convencionales que muchas veces resultan altamente nocivos y contaminantes.

En este sentido, queremos hablaros de una serie de aplicaciones sostenibles para el sector de la construcción. Algunas de ellas realmente sorprendentes:

1. Suelo Fotovoltaico Transitable

O cómo caminar sobre energía solar. La empresa especializada en productos fotovoltaicos Onyx Solar ha desarrollado esta aplicación. Se trata de un pavimento transitable y antideslizante, resultado de una exhaustiva investigación que trae al mercado otro material de construcción sostenible.

Este suelo está formado por baldosas semitransparentes construidas por varias láminas de vidrio. Su carácter fotovoltaico, le permite generar energía eléctrica gratuita, gracias al sol. Y sin renunciar al espacio útil que ocupa, optimizando el espacio en las edificaciones que lo necesitan.

Capaz de integrarse en cualquier proyecto arquitectónico, puede incorporar luces LED para retroiluminarse. Gracias a esta tecnología, ya es posible caminar sobre baldosas que generan electricidad a partir de energía solar para abastecer a edificios, farolas o semáforos.

Es una excelente opción, pues puede integrarse en cualquier proyecto aportando un elevado nivel estético. Y, al mismo tiempo, generar energía renovable y reducir la huella ambiental.

2. Ladrillos que absorben la contaminación

Estos innovadores ladrillos aspiran las partículas contaminantes de la atmósfera y liberan aire filtrado. Se trata de un proyecto de Carmen Trudell, profesora de Arquitectura en la Politécnica de California.

Su funcionamiento se basa, más que en un material típico para la construcción, en un sistema de ventilación estándar de un edificio. Forma parte del mismo, disponiendo de un sistema de fachada de dos capas, con ladrillos especiales en el exterior y aislamiento estándar en el interior.

En el centro cuenta con un sistema de filtración ciclónica que separa las partículas pesadas del aire y las recoge en una tolva extraíble, purificando el aire.

3. Muebles biodegradables

Destinados al mobiliario urbano, estos muebles de bioplástico son fruto del trabajo conjunto de las empresas Terreform One y Genspace.  En concreto, han desarrollado dos piezas creadas con este material. Una de ellas es un chaise longue, formado a partir de una serie de costillas blancas en forma paramétrica, con una tapa acolchada. Y, la segunda es un asiento de bajo nivel para niños, compuesto por segmentos entrelazados que se pueden utilizar para girar la silla en diferentes formas.

El material utilizado es Mycoform. Consta de una combinación de astillas de madera, yeso, un componente de avena y un hongo llamado Ganoderma lucidum. Este hongo es capaz de desintegrar los productos de desecho y dejar un material estructural fuerte.

¿El resultado? Un producto de baja tecnología, baja energía y libre de contaminación. Además,  una vez que los muebles han llegado al final de su vida útil pueden ser desechados en cualquier ambiente biológico.

4. Cemento fosforescente

El investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) José Carlos Rubio Ávalos fue el encargado de desarrollar este innovador producto. Este cemento tiene la capacidad de absorber e irradiar la luz. Este generador de luz, sin costo de mantenimiento y con bajo impacto ambiental, ofrece grandes posibilidades de usos y aplicaciones.

Este material está pensado para ser utilizado en fachadas, piscinas, baños, cocinas, estacionamientos y en la seguridad vial y señalizaciones. Además, ofrece otras posibilidades como la generación de energía para plataformas petroleras, entre otras.

El principio de este material fosforescente consiste en absorber la radiación ultravioleta durante el día para luego brillar en la noche.

Entre sus ventajas, destaca que no requiere de sistemas de distribución eléctrica; se recarga solo con la luz; tiene una duración superior a los 100 años por su naturaleza orgánica; es reciclable; la duración de la emisión de luz puede llegar a las 12 horas; y es aplicable a cualquier sector.

Todas estas aplicaciones demuestran que la investigación y la innovación en el sector de la construcción están dando pasos de gigante. Y los beneficios para la arquitectura y, para la sostenibilidad en general, son muchos.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Materiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X