Alumnos de la Universidad Politécnica de Cataluña instalan placas fotovoltaicas para autoconsumo energético

Publicado el 22 junio 2017

A la hora de plantear un proyecto de construcción sostenible o autoconsumo energético, la energía fotovoltaica es uno de los elementos claves. Como comentábamos en un post anterior, la utilidad de la energía solar fotovoltaica es producir electricidad. Electricidad que, a su vez, podremos utilizar para iluminar la casa o alimentar los electrodomésticos. Para ello, es necesaria la instalación de paneles fotovoltaicos, disponibles hoy en día en diversos formatos.

Como bien es sabido, el autoconsumo energético tiene numerosas ventajas. Entre ellas destacan el ahorro energético y económico, la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera, la disminución de la dependencia energética y una mayor eficiencia. Por estos motivos, cada vez existen más iniciativas en el plano del autoconsumo. Y hoy os hablamos de una pionera en el ámbito universitario español: Solar Campus.

Solar Campus

Un equipo de 50 alumnos del Campus de Terrassa, de la Universidad Politécnica de Cataluña, ha puesto en marcha el proyecto Solar Campus. En concreto, se han instalado dos plantas fotovoltaicas para el autoconsumo energético de los edificios del campus. Este proyecto fue promovido por estudiantes de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), en colaboración con estudiantes de otras escuelas de formación profesional de Terrassa y Barcelona.

Fotografía de Solar Campus utilizada con fines puramente informativos

Esta instalación experimental se compone de 250 placas solares, situadas en una superficie de 800 m2 y distribuidos en dos plantas, con 25 kW de potencia. Además, cuenta con un sistema de monitorización del consumo de energía. Esto permitirá hacer un seguimiento de los datos de generación y de consumo energético de los edificios en los que funciona el sistema.

El proyecto Solar Campus aportará hasta un 30% de la energía necesaria para realizar la actividad diaria del campus.Y, además, permitirá ahorrar unos 5.000€ anuales.

Esta iniciativa tiene el objetivo de convertir el campus de la UPC de Terrassa en un Smart Energy Campus. De forma que se integren sistemas de generación y almacenamiento de energía gestionados por un avanzado sistema de control y gestión. Los coordinadores del proyecto apuntan que el uso de energías renovables para el autoconsumo es factible y aconsejable. Y eso es lo que quieren hacer visible tanto a la comunidad universitaria como a la sociedad en general. Si queréis ver un vídeo del proyecto, podéis hacerlo en este enlace.

Iniciativas como esta demuestran que la apuesta por energías renovables y menos agresivas con el medio ambiente es una apuesta de presente y de futuro. Y, además, son una excelente noticia en cuanto al cuidado del medioambiente y, como siempre decimos, a la mejora de toda la sociedad. El futuro de mañana está en la Universidad de hoy, y esto lo demuestra.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X