Barcelona albergará un edificio público sostenible construido con contenedores marítimos

Publicado el 10 septiembre 2019

Los contenedores marítimos en Barcelona podrán tener una segunda vida. Y es que el Ayuntamiento está construyendo, con contenedores marítimos reciclados, el primer edificio del programa APROP (Alojamientos de Proximidad Provisionales), una solución del consistorio a los problemas de vivienda de la ciudad. Así, estas viviendas, ubicadas en Ciutat Vella, se destinarán a familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Este primer edificio de vivienda pública, formado por contenedores de 40 pies, es una prueba piloto del proyecto, y albergará un total de 12 apartamentos de 1 o 2 habitaciones. Se trata de una apuesta del ayuntamiento por la máxima reducción de la huella ambiental, optando por la utilización de elementos y materiales provenientes del reciclaje. Y, además, se alcanzará un importante ahorro y eficiencia energética gracias al empleo de sistemas pasivos y la producción de energía propia mediante placas solares.

Fachada ventilada y cubierta verde

En su exterior, el edificio contará con una fachada ventilada. Y, además, en la azotea se instalará un huerto urbano de uso comunitario. De esta forma, se reforzará el ahorro energético y el confort. El edificio contará también con un patio interior, y su fachada permitirá la ventilación cruzada en todos los apartamentos.

Para la calefacción y refrigeración, se empleará suelo radiante que garantiza el mínimo consumo energético. La intención es reducir al máximo las emisiones y consumo de materiales y agua, también en el proceso de diseño, que de esta forma es considerablemente inferior al de la construcción convencional. Así, se favorecerá también el aprovechamiento posterior de los materiales, para que cuando el edificio sea desmontado, pueda ser reutilizado en otras obras.

Proceso constructivo

La construcción de este edificio de contenedores se inició en marzo, siguiendo el modelo plug and play. Esto es; el módulo llega al solar totalmente terminado, y sólo es necesario conectarlos entre ellos. Para ello, los contenedores marítimos reutilizados se reparan y se vuelven a pintar, eliminado las puertas y reforzándolos estructuralmente para su nueva vida como alojamiento. El interior de los contenedores se aísla, se instala el mobiliario y se construyen las divisiones con pladur.

Una vez listos los módulos, a finales de agosto se procedió a su instalación, colocando uno por día (y 3 viviendas por planta). El siguiente paso, previsto para el presente mes de septiembre, será la instalación del ascensor, escaleras y pasarelas de acceso, también prefabricados.

Esta solución arquitectónica es utilizada en otras ciudades europeas, como Ámsterdam y Copenhague, y demuestra cómo es posible abordar los problemas de la sociedad actual (como la superpoblación de las ciudades) desde la óptica de la sostenibilidad.

Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X