El nuevo campus de la Universidad de Loyola en Sevilla: sostenibilidad y eficiencia al servicio de las personas

Publicado el 21 noviembre 2019

29.000m2 de “eficiencia, responsabilidad y tecnología al servicio de las personas”. Así es la nueva sede de la Universidad de Loyola, en Sevilla, que aspira a la certificación LEED Gold, gracias a que consume un 40% menos de energía que otros edificios similares.

Detrás de su diseño está el estudio luis vidal + arquitectos, que ha propuesto un edificio en el que la sostenibilidad ha sido uno de los ejes del diseño. El concepto se adapta a las necesidades de la universidad, a la vez que permite su ampliación y modificación para satisfacer necesidades futuras.

Un diseño que respira eficiencia y sostenibilidad

La orientación del edificio (norte y sur), y el control de soleamiento mediante velas y voladizos impiden que se genere excesivo calor en las fachadas. Así, la envolvente del edificio (cubiertas, fachadas y ventanas) está diseñada de tal manera que se minimicen las ganancias y las pérdidas energéticas.

Los colores de las cubiertas son reflectantes, para evitar la acumulación de calor recibido por radiación. Estas cubiertas cuentan con paneles fotovoltaicos, que con una producción máxima de 150 kWh, contribuyen a una disminución importante del consumo energético del edificio.

En cuanto al uso eficiente de recursos hídricos, destaca la construcción de un aljibe, con el que se implantará un sistema de recuperación parcial de aguas grises para el uso en inodoros, además de la correcta gestión del agua de lluvia.

También se ha restaurado la vegetación colindante con especies autóctonas o adaptadas al clima local. Y, por último, cabe destacar que más del 20% de los materiales utilizados provienen de usos anteriores, y más del 30% se produjeron o extrajeron a menos de 800km, minimizando el impacto medioambiental de los desplazamientos largos.

La sostenibilidad es la base

El estudio encargado del campus de la Universidad de Loyola en Sevilla, luis vidal + arquitectos, cuenta en su porfolio con otros proyectos que rezuman sostenibilidad. Entre ellos se encuentran el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo (Premio al Mejor Proyecto Sanitario del Futuro 2012) o la Terminal 2 del Aeropuerto de Heathrow (BREEAM Excelent, Mejor Terminal Aeroportuaria del Mundo 2018).

Ambos proyectos se caracterizan, principalmente, por la integración de los edificios en el entorno, aprovechando al máximo la luz natural, y por la ordenación de los flujos de circulación para fomentar la orientación intuitiva de los usuarios.

Eficiencia energética; materiales sostenibles, reciclados y de proximidad; tecnología al servicio de la sostenibilidad, energías renovables… Y es que, precisamente, es en el ámbito de la arquitectura donde se plantea la necesidad del uso de energías más limpias, infraestructuras más eficientes, edificios “sanos” y humanos, a escala de las personas que serán usuarias de ellos.

Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X