Montse Pujol: “Nuestro compromiso es innovar en la construcción pensando en quien vivirá y no en quien construye”

Publicado el 24 febrero 2020

La arquitectura sostenible nace como consecuencia de una necesidad real de cuidar nuestro planeta para combatir los daños medioambientales que se han ocasionado durante siglos. No obstante, no sería posible hablar de arquitectura sostenible sin la implicación de empresas, estudios y constructoras que apuestan por ella. Hace unos años resultaría prácticamente impensable plantear la necesidad de que las casas prefabricadas, por ejemplo, fuesen, a su vez, respetuosas con el medioambiente. La innovación en sí ya era su sistema constructivo.

Este es el caso de PMP Prêt-à-porter casas, un proyecto que nace de la idea, por aquel entonces, revolucionaria, de querer construir de otra manera. Actualmente, ya han conseguido construir casas prefabricadas de consumo energético casi nulo. Ejemplo de ello es el proyecto de La Empordanesa, formado por dos casas industrializadas y sostenibles en la Costa Brava. Y, en esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de poder charlar con varios miembros del equipo.

Entrevista

Isabel Fernández: ¿Cómo nace la compañía?

Montse Pujol

Montse Pujol (Arquitecta técnica | directora general y propietaria): El proyecto nace a raíz de nuestro compromiso por innovar en la construcción pensando en quien vivirá y no en quien construye, haciendo posible que el bienestar del hábitat esté presente antes, durante y después la construcción.

Hoy en día, PMP Prêt-à-porter casas es una compañía de arquitectura de ciclo completo, la actividad principal es la de crear, proyectar, construir y diseñar casas arquitectónicamente vanguardistas y energéticamente eficientes.

I.F.: ¿Desde el principio habéis apostado por la construcción industrializada?

Montse Pujol: Los más de 20 años en el sector, junto con la voluntad de evolucionar e innovar, me hicieron iniciar este reto.

Mi aprendizaje se forjó en el sector industrial, en la empresa familiar, dedicada a los prefabricados de hormigón para forjados, edificios industriales, y obra pública. Pero la energía y la ilusión de iniciar un proyecto propio me llevó a abrir mi propia constructora y promotora inmobiliaria, construyendo viviendas de ladrillo con método tradicional donde hacíamos buenas casas, pero eran tantos los obstáculos que las obras acababan siendo muy largas y con muchas variables difícilmente controlables.

Tenía claro que la improvisación y el descontrol debían desaparecer de mi empresa y, gracias a la experiencia adquirida y las ganas de continuar abriendo nuevos horizontes, decidí reorientarla para encontrar una nueva manera de construir donde el control de costes, la calidad de producto, el tiempo de ejecución y la sostenibilidad fueran las metas que alcanzar y mejorar. En definitiva, hacer de la construcción de una casa un proceso sencillo y confortable para todos.

Y fue entonces, en un momento en el que el mercado continuaba construyendo de la misma manera que en los últimos 50 años, que decidí liderar el cambio e implementar un sistema constructivo industrializado propio. Así pues, PMP Prêt-à-porter casas nació para revolucionar y evolucionar el mundo de la construcción.

I.F.: ¿Cómo ha sido vuestra evolución hacia la sostenibilidad? ¿Ha estado presente desde vuestros inicios?

Álvaro Miedes (Ingeniero | responsable del dpto. ingeniería): PMP Prêt-à-porter cases siempre ha estado al lado de la evolución, la innovación y los grandes cambios que mueven las sociedades. Como también siempre hemos creído que el sector de la construcción tenía que evolucionar y adoptar nuevos procesos, más optimizados y eficientes, que se traducen en una mayor sostenibilidad.

I.F.: ¿Cómo es vuestro sistema constructivo?

Toni Sáez (Arquitecto | director oficina técnica): Nuestro sistema constructivo está basado en elementos industrializados de hormigón. La filosofía del sistema que hemos desarrollado se basa en el hecho de que, disponiendo de un número de piezas planas limitado y de medidas estandarizadas, podamos diseñar una variedad de resultados casi infinita.

Estas piezas son, por un lado, paredes verticales de carga de hormigón armado prefabricado que encajan dentro de los cimientos prefabricados. Por otro, paredes horizontales de cierre de hormigón armado prefabricado. Y, además, piezas de forjado aligeradas, de hormigón pretensado; losas de escalera; muros de contención y cierre; uniones y apoyos.

Todas estas piezas se combinan entre sí para definir la imagen de la vivienda, a la hora que conforman la estructura y el cierre, generando el envolvente de la vivienda.

I.F.: ¿De qué proyecto o proyectos os sentís especialmente orgullosos?

Míriam Sánchez

Míriam Sánchez (Arquitecta | responsable dpto arquitectura): Aunque suene a tópico, cada proyecto es especial para nosotros. Al no trabajar con modelos predefinidos, cada vivienda es única y se proyecta desde cero.

Siempre aunamos toda nuestra experiencia hacia una visión común, que es convertir en realidad lo que nuestros clientes hace tanto tiempo que construyen en su imaginación y trabajamos para ofrecer espacios únicos y con personalidad propia sin renunciar al confort y a la calidez de un hogar.

En definitiva, cada hogar es el más especial y único para aquel que lo habita. Y para nosotros este es el mayor orgullo.

I.F.: ¿Cómo es posible aunar sostenibilidad y construcción industrializada?

Toni Sáez: A PMP Prêt-à-porter casas entendemos la industrialización como un proceso global de control y optimización de todo el proceso constructivo, desde la concepción y el diseño, pasando por las diferentes etapas de proyecto básico, licencia de obras, proyecto ejecutivo, proyecto de montaje y construcción tanto en factoría como la obra, hasta llegar a la finalización de la construcción de la vivienda.

Este proceso pasa también por la implementación y el desarrollo de nuevos materiales, sistemas constructivos e instalaciones, con mejores prestaciones y sostenibilidad, realizados al máximo en factoría y montados en obra de forma fácil.

De esta forma que conseguimos aumentar la calidad del producto y disminuir los costes, económicos y medioambientales, de los elementos que componen la vivienda.

Por lo tanto, no solo hablamos de sostenibilidad en los procesos constructivos, sino también de la sostenibilidad de las personas que ejecutan el producto y las personas que posteriormente vivirán en él. 

I.F.: ¿Con qué tipo de materiales sostenibles soléis trabajar?

Álvaro Miedes: El proceso constructivo de PMP Prêt-à-porter cases entiende la sostenibilidad más allá del uso de materiales específicos, y más bien trata de reducir el impacto ambiental de todo el ciclo constructivo, desde el diseño de casas de consumo energético casi nulo, pasando por el uso de cantidades exactas de materiales constructivos y la gestión de residuos tanto en fabrica como en obra, hasta hacer realidad la práctica de actividades amigables con el medio ambiente por parte de los usuarios de las viviendas.

Apostamos por el uso de energías renovables, sistemas de climatización de alta eficiencia, sistemas inteligentes para controlar cantidad de energía solar que entra a la vivienda, la renovación eficiente del aire interior…. sin olvidar el asesoramiento del uso sostenible de las viviendas a sus futuros propietarios.

El material más utilizado en nuestros proyectos es el hormigón, cuyas materias primas obtenidas en proximidad y el control de nuestro ciclo completo de producción permitem reducir notablemente su impacto ambiental.

I.F.: ¿Creéis que existe una demanda cada vez mayor de una construcción más respetuosa con el medio? ¿Por qué?

Míriam Sánchez: Sin lugar a duda, sí. La preocupación por el medio ambiente y la sostenibilidad es una realidad en nuestra sociedad. Por suerte, cada vez son más las personas que contribuyen a que el cambio en los hábitos de consumo sea posible, consiguiendo augmentar el consumo sostenible de bienes y servicios que no dañan al medio ambiente ni a la sociedad.

En ese sentido, nuestro compromiso es firme a la hora de continuar construyendo viviendas sostenibles y respetuosos con el medio ambiente que utilicen energía de fuentes renovables. Reiterando la voluntad de diseñar cada hogar adaptándonos al entorno y al clima, buscando siempre la mejor orientación y emplazamiento posible con el fin de reducir al máximo su demanda energética.

Sin duda, PMP pret a porter cases es un ejemplo de cómo la sostenibilidad puede convivir perfectamente con otras ramas de la arquitectura y construcción que, a priori, no se plantearon con tal fin. Las casas industrializadas, en sus inicios, nacieron para revolucionar el sector de la construcción, abaratar costes y reducir tiempos. Actualmente, y gracias a la implicación de empresas como esta, dan un paso más y, a todo ello, se suma el objetivo de reducir la huella ambiental. Y nosotros no podemos más que celebrar este gran avance. Muchas gracias por vuestro tiempo y por vuestro trabajo y aportación a un mundo más verde.

Categorias relacionadas: Entrevistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X