La sede de Norvento: referente mundial en autogeneración e independencia energética

Publicado el 22 noviembre 2018

Naves industriales, carreteras infinitas, camiones. Ruidos de bocinas, calles desiertas, rotondas. La frialdad de un polígono industrial. Y, en medio de todo esto, parece imposible imaginar un edificio cálido, lleno de luz, rodeado de verde y capaz de trasmitir calma y confort. Pero no lo es. Hablamos del centro de innovación de Norvento Enerxía, actual sede de la empresa, ubicado en el límite entre un polígono industrial y un bosque adyacente, junto a la ciudad de Lugo.

Edificio de energía cero

Bautizado como CIne (Centro de Innovación Norvento Enerxía), es un edificio de energía cero que se autoabastece íntegramente mediante fuentes renovables y que opera desconectado de la red eléctrica gracias a la integración, entre otros, de un sistema de baterías para el almacenamiento de electricidad. Ha sido concebido desde su fase más inicial de diseño para ser un edificio de energía cero, orientado a promover un nuevo modelo energético más eficiente y respetuoso con el medio ambiente. Esta obra pertenece al reconocido arquitecto navarro Patxi Mangado, y es el fruto de un trabajo de décadas de I+D+i por parte de Norvento.

© Gimena Berenguer

El CIne es el máximo exponente de las soluciones tecnológicas que ofrece el mercado. Y es que Norvento es una empresa que se encarga, precisamente, de la implementación de sistemas de generación, almacenamiento y gestión de electricidad de origen renovable. Además, se dedica a la promoción, construcción y explotación de plantas energéticas que utilizan fuentes de energía de origen renovable. Este edificio es, por lo tanto, una especie de escaparate de su propio trabajo, que demuestra cómo la tecnología de Norvento puede ayudar al sector industrial a dotarse de plena capacidad de autoabastecimiento y autogestión energética mediante renovables.

Ejemplo mundial de sostenibilidad

A mitad de camino entre un polígono y un bosque, este proyecto es capaz de adaptarse a ambos espacios. Aprovecha el verde del paisaje y mira directamente a la naturaleza, por un lado, con amplias cristaleras que aportan luz y confort. Y, por otro, se cierra el entorno poco interesante del polígono industrial. De esta manera, “el problema se convierte, a través de la solución dada, en una oportunidad para ofrecer un esquema claro con pretendidos valores arquitectónicos, tipológicos y espaciales”, afirman los responsables.

© Gimena Berenguer

El edificio CIne supone un replanteamiento del tipo de oficinas que acoge y propone una nueva manera de trabajar e investigar más allá del “típico gran edificio anónimo, con despachos todos iguales y espacios poco interesantes”. Su interior, lleno de luz, hace que nos olvidemos por completo de que nos encontramos en un parque empresarial. Así, se ha conseguido un lugar que “se reinventa cada día mediante la interacción con el usuario”. Dicen también los responsables que “el interior procura el equilibrio entre la sencillez y la sorpresa”. Y esa es justamente la percepción que se tiene una vez dentro.

Además de su integración con el entorno, y de la utilización de materiales locales y sostenibles, este edificio es un referente en arquitectura sostenible, principalmente, porque se autoabastace 100% por energías renovables y está desconectado de la red eléctrica y de gas. Y, todo ello, aportando salubridad y un gran confort. ¿El resultado? Uno de los edificios más avanzados del mundo en autogeneración e independencia energética.

© Gimena Berenguer

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X