Pablo Atienza: “Un buen diseño es el factor diferencial de la arquitectura de calidad”

Publicado el 20 febrero 2018

Coincidí como ponente con Pablo Atienza, cofundador de EZAR Estudio de Arquitectura y Diseño, en unas jornadas técnicas en Málaga, donde además de mostrarnos proyectos muy interesantes, realizó una brillante exposición sobre las tendencias que marcarían la arquitectura en los próximos años. Por ello, me pareció una buena idea retomar nuestra sección de entrevistas con él para que nos pudiera desgranar su visión sobre la arquitectura en general y la arquitectura sostenible en concreto, y abordar aspectos de actualidad como la nueva directiva de la Unión Europea que establece que a partir de 2020 todos los edificios de nueva construcción deberán ser de energía casi nula, como ya os contamos en el post 2020, la meta para el consumo energético casi nulo. 

I.F. Para empezar, cuéntanos, ¿qué es EZAR?

P.A. EZAR es una empresa de servicios de diseño y arquitectura. El cliente es el centro en torno al que gira toda nuestra actividad, por ello mantenemos una actitud de renovación constante orientada al servicio y a la satisfacción permanente de las necesidades del cliente.

I.F. ¿Cómo nace esta iniciativa?

P.A. La compañía surge como asociación de profesionales independientes. Es por ello por lo que en EZAR valoramos y estimulamos de manera preferencial el desarrollo profesional y humano de nuestro equipo como principal activo de la empresa.

I.F. ¿Qué es un edificio de energía cero?

P.A. Un edificio de energía cero es un edificio que demanda muy poca energía, hasta un 90% menos que un edificio convencional, y la poca energía que consume la utiliza de forma muy eficiente y la obtiene de los recursos naturales disponibles en el sitio.

La clave es un buen diseño como punto de partida. Un buen diseño optimiza el principal recurso gratuito disponible, el sol; minimiza las pérdidas de calor o frío con el exterior a través de la envolvente; aprovecha las energías renovables disponibles en cada caso; y garantiza la alta eficiencia de sus instalaciones, para reducir la factura energética.

I.F. Afirmáis que no se trata de una utopía, sino que será obligatorio para los edificios públicos a partir de 2018. A nivel particular, ¿somos conscientes los ciudadanos de los beneficios de un edificio de energía cero?

P.A. No es una utopía. Será obligatorio para los edificios públicos a partir del 31 de diciembre 2018 y para todos los edificios a partir del 31 de diciembre de 2020.  Personalmente, pienso que los ciudadanos no son conscientes de los beneficios, pero seguro que es relevante para cualquier persona interesada en ahorrar en el gasto del consumo de energía y en minimizar el impacto que todo edificio supone en el medio ambiente. Interesa porque es el futuro.

I.F. ¿Qué símbolos de identidad se aprecian en vuestros proyectos?

P.A. El diseño es el factor diferencial de la arquitectura de calidad. Las trazas de un edificio son su carga genética. Los acabados se pueden modificar con el tiempo, las instalaciones se pueden adaptar a las innovaciones del momento, pero el diseño de un edificio es difícilmente modificable y lo marca durante toda su vida útil. Los buenos edificios se construyen durante la fase de diseño, la obra es el trámite para traerlos a la realidad.

I.F. ¿Qué supuso para vosotros diseñar el Edificio Inteligente CSI IDEA?

P.A. El Edificio Inteligente CSI IDEA es uno de los primeros ejemplos de EECN de Andalucía y de edificio certificado medioambientalmente por el Green Building Council, por lo que supuso un reto para aplicar en su diseño toda la formación que llevábamos años investigando.

I.F. ¿Cuál es el proyecto del que os sentís más orgullosos?

P.A. Probablemente, sea el Edificio Inteligente CSI IDEA, aunque también tenemos un aprecio especial a aquellos proyectos desarrollados en concursos de arquitectura en los que experimentamos y ponemos mucha energía.  Ganemos o no siempre aprendemos algo para implementar en otros proyectos.

I.F. ¿Cómo ves el presente y el futuro de la arquitectura en general?

P.A. El presente y el futuro de la arquitectura pasa por una arquitectura sostenible, una arquitectura que minimice el consumo de energía, que atienda al ciclo de vida de la construcción, promueva el uso de materiales reciclados, reutilizados y de fácil reciclabilidad, y una arquitectura que se centre fundamentalmente en el confort y la experiencia del usuario.

I.F. ¿Cuál es tu percepción sobre la arquitectura sostenible y qué consideraciones tienes en cuenta a la hora de abordar un proyecto sostenible?

P.A. La arquitectura sostenible es la arquitectura con sentido común, es atender a cuestiones básicas en  el emplazamiento de la arquitectura como el clima, la orientación, buen aislamiento de la envolvente, aprovechamiento de las energías renovables disponibles en cada caso y todo a través de un buen diseño como punto de partida. La arquitectura sostenible aporta beneficios a los usuarios directos del edificio, al entorno inmediato donde se ubica y a la sociedad en general.

Muchas gracias por tus reflexiones, Pablo. Estamos muy de acuerdo en que la arquitectura sostenible es la arquitectura con sentido común y confiamos en que esta idea se extienda en el sector, de cara a lograr una mayor sostenibilidad y eficiencia energética.

Imprimir

Categorias relacionadas: Entrevistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X