10 principios de la arquitectura eco-friendly

Publicado el 9 enero 2017

Hoy en día hablar de arquitectura eco-friendly o ecológica implica referirnos a un concepto bastante amplio y en absoluto baladí. Son muchos los profesionales, entre los que me incluyo, que afirman que es una nueva forma de entender la arquitectura e incluso el mundo que habitamos. El respeto por el medio ambiente y el cuidado de nuestro entorno son las bases sobre las que se desarrolla esta nueva manera de interpretar el arte de la arquitectura.

A continuación, os ofrecemos un listado con los diez principios básicos que se deben tener en cuenta a la hora de hablar de arquitectura eco-friendly.

1. Detecta las necesidades

En primer lugar, se debe hacer un análisis exhaustivo de las necesidades de espacio y superficie de la construcción en cuestión. En muchas ocasiones, existen ciertas características de las que se puede prescindir. Tener la capacidad de filtrar lo necesario y dejar de lado lo superfluo es el mejor comienzo para desarrollar cualquier proyecto eco-friendly.

2. Valora el clima local

Las condiciones climáticas son un elemento fundamental a la hora de planificar la construcción de una determinada obra. Como ya os contaba hablando del estándar PassivHaus, es imprescindible determinar las peculiaridades de cada territorio, ya que pueden repercutir en diferentes aspectos de la construcción. Por ejemplo, la luz natural y la ventilación son factores claves para contribuir al ahorro de energía.

neutral_density_filter_demonstration

3. Limita el uso de energía

El ahorro de energía es la base de la arquitectura eco-friendly. Esto está muy relacionado con los puntos expuestos anteriormente, cuyos objetivos son precisamente este.

Para ello, es preciso reparar en la superficie externa, el volumen y el aislamiento térmico de la obra. Es decir, a menor superficie y volumen y mayor aislamiento, el uso de la energía se verá considerablemente reducido.

De esta manera, los sistemas de buen rendimiento y bajo consumo eléctrico para electrodomésticos, ventilación e iluminación artificial se convierten en la mejor opción.

4. Intenta emplear energías renovables

Si hablamos de construcción eco-friendly tenemos que considerar, necesariamente, el uso de energías renovables. Son muchas las opciones que están a nuestro alcance para usar tecnologías con energías menos agresivas. Ejemplo de ello son las placas solares, el biogás, la leña, los paneles fotovoltaicos, los generadores eólicos o los sistemas de cogeneración para la energía eléctrica, entre otros. Todas ellas son soluciones ecológicas para limitar el uso de la energía y favorecer así el cuidado del medio ambiente.

solar-panel-array-1794503_960_720

5. Disminuye el uso de agua

El agua es un recurso que en muchas ocasiones también se puede limitar. Hoy en día, existen técnicas para reducir el consumo de agua o que aprovechan el agua de la lluvia. Son una buena elección, por ejemplo, para el riego de plantas, la ducha o el váter.

6. Crea obras de excelente calidad

Todo este ahorro del que hablamos hasta el momento tiene que ser necesariamente compatible con una excelente calidad en la construcción. No podemos olvidar que una obra eco-friendly debe contar con una vida muy larga. Para ello, su naturaleza debe ser óptima.

Además, los edificios ecológicos tienen que poder desmontarse y reutilizarse con facilidad. Cuestiones que, sin duda, requieren que cuenten con las mejores condiciones posibles.

7. Evita los materiales contaminantes

Y, cómo no, debemos pensar en el tipo de materiales que vamos a usar. Si queremos una obra ecológica, no podemos utilizar materiales dañinos. Esto va contra el ADN de la arquitectura eco-friendly. Además, suponen un peligro para la salud, ya que muchos contienen grandes cantidades de solventes, polvos y agentes nocivos.

La alternativa a este tipo de materiales son otros más sostenibles, como el vidrio, la piedra, la madera tratada, el fango, la roca, la arcilla o la mazorca, entre otros.

8. Apuesta por las materias primas locales

Hacer uso de las materias primas locales para una construcción es clave, en la medida de lo posible. De esta manera, se reduce el consumo de gasolina y, una vez más, se protege el medioambiente.

9. Procura reutilizar los materiales constructivos

Aprovecha los desechos de otras demoliciones o construcciones, ya que pueden servir para el futuro. Una buena forma es separarlos por categorías (plásticos, metales, cerámicas) y así se favorecerá el reciclaje.

10. Utiliza materiales eco-friendly

Las regla de las tres R (reduce, recicla y reutiliza) es el ABC de la arquitectura eco-friendly. Es recomendable, así, optar por la utilización de materiales que se puedan reciclar. Esto reducirá el consumo de materias primas y desechos.

recycle-57136_960_720

Como podéis comprobar, se trata de pautas muy simples y que, una vez asumidas, contribuirán en gran medida al cuidado de nuestro entorno.

Y es que, cuando pensamos en las casas eco-friendly del presente y del futuro, pensamos en diseño, calidad y vanguardia. Pero, sobre todo, pensamos en sostenibilidad. Y eso, a la hora de planificar una construcción, no supone más que cambiar determinado tipo de prácticas.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X