Casa Cachóns, Premio ASOMA 2018 en cerramiento de madera

Publicado el 25 abril 2019

La madera se ha convertido en uno de los recursos más empleados en la arquitectura sostenible. Es uno de los elementos idóneos para conseguir una mayor eficiencia energética en las construcciones. Además, es uno de los materiales del año tal y como reconoce el periódico norteamericano The New York Times.

El diario publicó un artículo en el que exponía el aumento de edificaciones con este material y sus beneficios frente al hormigón o acero. Una de las principales utilidades que destacaba este reportaje de la madera es su resistencia a los posibles terremotos gracias a su flexibilidad y ligereza.

Existe una creciente tendencia en el sector arquitectónico de la construcción con madera. Son muchos los profesionales que la emplean como elemento vertebrador de sus diseños contemporáneos. En Noruega incluso se construyó un rascacielos de madera, que se erige como paradigma de la construcción sostenible. Así, este material, que otrora era la base de cabañas o viviendas rústicas, adquirió un papel más relevante de unos años a esta parte.

En España se otorgan múltiples premios anualmente a edificaciones que tienen la madera como protagonista. Uno de ellos es el promovido por la Asociación Española de Fabricantes de Ventanas de Madera (ASOMA). Los primeros galardones ASOMA en cerramiento de madera reconocen “el trabajo de arquitectos, carpinteros y promotores que se decantan por la madera como material para los cerramientos de sus proyectos y obras de edificación y rehabilitación”.

Casa Cachóns, una Passivhaus vanguardista en territorio gallego

La madera es la protagonista en Casa Cachóns en Teo (A Coruña). Esta vivienda unifamiliar ostenta el Primer Premio ASOMA 2018 en Cerramiento de Madera. El proyecto lleva la firma del estudio Arrokabe Arquitectos, especializado en construcción y rehabilitación de edificios de madera.


© Fotografía de Arrokabe Arquitectos con fines puramente informativos

La Casa Cachóns busca desde su concepción inicial la certificación Passivhaus. Como hemos comentado en anteriores ocasiones, este reconocimiento se otorga a las construcciones sostenibles que maximizan sus recursos mediante técnicas pasivas. Las Passivhaus están ideadas para lograr la máxima eficiencia energética.

La principal característica de la Casa Cachóns es su planta quebrada para beneficiarse de la orientación del inmueble y de su espacio interior. La reducción de pérdidas térmicas se consigue a través del aprovechamiento bajo cubierta que mejora la relación entre la superficie habitable y el espacio que la envuelve.

La cámara de aire ventilada continuada finaliza el cerramiento. Esta cámara está formada por una envolvente de teja cerámica y madera termotratada que recubre la cubierta y fachada.

En la zona norte de acceso a la vivienda se construyó un volumen de vidrio que funciona como cortavientos y espacio de almacenamiento. Este material ofrece una iluminación interior natural y controla el ahorro energético del inmueble. Además, el taller, garaje y almacén de esta vivienda vanguardista están sin climatizar.

Como podemos comprobar, la madera es el futuro de un paradigma arquitectónico sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Y, además, nos permite realizar proyectos modernos y vanguardistas siguiendo las nuevas tendencias del sector.


© Fotografía de Arrokabe Arquitectos con fines puramente informativos
Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X