Aryanour Djalali: “Inspirándonos en la sensación primordial del nido, diseñamos un espacio en el que las personas se sientan abrazadas, protegidas”

Publicado el 2 noviembre 2020

Cada vez descubrimos proyectos más espectaculares de arquitectura sostenible. Nos produce un enorme orgullo ver cómo esta tendencia llega a todos los campos de la arquitectura. También al sector del turismo de lujo.

Es el caso del Cocoon Hotel & Resort (Tulum, México), diseñado por el estudio DNA Barcelona Architects. Un nuevo concepto de turismo sostenible que aúna lujo y respeto por el medioambiente.

Se trata de un proyecto de ecoturismo ubicado en la selva tropical de Tulum. Es un complejo formado por cinco “nidos” (3 edificios residenciales y 2 hoteles). No solo rinde el mayor respeto y homenaje al increíble entorno, sino que se integra a la perfección en el mismo, creando un espacio único que se funde con la selva, inspirado en la cultura maya y la naturaleza.

Hemos tenido el gran honor de poder charlar con el arquitecto responsable del proyecto, Aryanour Djalali, fundador de DNA Barcelona Architects.

Entrevista

Isabel Fernández: Para empezar, me gustaría conocer ¿cómo nació y cómo definiríais DNA Arquitectura?

Aryanour Djalali: Desde la infancia viajo mucho visitando diferentes países y aprendiendo sobre culturas y personas. Cada viaje trajo algo nuevo a mi vida, puede ser algo muy simple como una forma, una palabra, un material… pero esos pequeños detalles dieron el comienzo a nuevos grandes proyectos. Los viajes me enriquecieron y me dieron ideas sobre cómo puedo conectar la experiencia de viajar con sitios y proyectos de arquitectura y conectar personas y arquitectura.

La visión de DNA se centra en el desarrollo de diseños futuristas, orgánicos y tecnológicamente avanzados donde la expresión arquitectónica combina elementos de movimiento, paisaje, tecnología e innovación en la construcción. Con la filosofía de diseño central para la ciudad del futuro basada en las necesidades espirituales y emocionales de los residentes, DNA se esfuerza por crear un equilibrio entre la humanidad, la ciudad y el medio ambiente. DNA cree que la inspiración está en todas partes y, a veces, proviene de un cambio, un cambio en el estilo de vida de las personas, mientras que los espacios de vida donde la NATURALEZA aporta un enfoque emocional a nuestras ciudades urbanas de hoy en día. Cada proyecto de DNA es único, con personalidad propia, alma propia y “ADN” propio, inspirado en las formas, colores o estructuras que nos brinda la Naturaleza. Trabajando así podemos conseguir que cada edificio se vuelva icónico y pueda caracterizar el lugar donde se construye, la cultura y los habitantes.

I.F.: ¿Nos puedes contar cómo surgió uno de vuestros últimos macro proyectos, el Cocoon Hotel & Resort, Tulum, en México?

A.D.: Inspirándonos en la sensación primordial del nido y la necesidad de protección, quisimos diseñar un espacio donde las personas se sientan abrazadas, protegidas, dando la posibilidad de reconectar con el “yo interior” y con la comunidad. Todos estamos acostumbrados a ver anidar pájaros desde la infancia; es una forma familiar que nos recuerda el nacimiento y la familia… En este concepto, el nido se convierte en el lenguaje externo del grupo, un filtro entre el bosque completamente natural y el edificio construido por el hombre. La distribución de las diferentes unidades en la parcela representa el concepto de una molécula que contiene diferentes elementos: los edificios actúan como células y el agua conecta todo el sistema. El objetivo de DNA era crear un eco-resort y lograr el equilibrio entre mente-cuerpo-alma proporcionando un verdadero escape de la vida cotidiana, permitiendo la máxima desconexión y relajación para los visitantes.

I.F.: Y, para lograr ese equilibrio entre mente, cuerpo y alma, y lograr la máxima relajación de los visitantes. ¿Qué factores del diseño han sido determinantes?

A.D. Para ofrecer el máximo descanso, primero seleccionamos cuidadosamente el lugar donde la naturaleza aún está intacta para diseñar el proyecto. El lugar tenía que transmitir paz y tranquilidad donde una persona pueda relajarse, olvidarse de la rutina diaria y disfrutar de la Naturaleza con todos sus componentes, entender como encajamos en el mundo y volver a bienestar.

El segundo factor fue la importancia de los materiales utilizados que debían ir de la mano con el lugar y el proyecto y reflejar la atmósfera de la Selva, pasando a formar parte de ella. La construcción se basará en materiales y sistemas vernáculos utilizando bambú, madera y vegetación para crear un microclima.

Por último, hemos diseñado diferentes lugares que potencian la experiencia como spa, centros de bienestar y yoga, y un club de playa justo frente al mar de Tulum, ayudando a lograr esta relajación y equilibrio interior para cada huésped.

I.F.: ¿Qué tipo de construcción y materiales habéis utilizado para hacer de este proyecto un “icono” de la sostenibilidad?

A.D.: DNA hace énfasis en el concepto de sostenibilidad respetando el ecosistema y la biodiversidad, contribuyendo al uso de materiales naturales que minimiza el impacto de la construcción y generación de residuos. El concepto de recolección de agua también se respeta, así como una recuperación de agua de lluvia para el tratamiento de aguas residuales. Los paneles solares y fotovoltaicos se implementan para lograr una electricidad sostenible. Finalmente, se utiliza el sistema de construcción “en seco”, lo que significa que no hay aglomerantes húmedos y el tiempo de ejecución es más corto y menos agresivo para el medioambiente.

I.F.: Lujo y cuidado del entorno, ¿son compatibles?

A.D.: Si, siempre compatible respetando la Naturaleza y las normas de construcción combinadas con las últimas tecnologías que permiten la intervención inofensiva.

I.F.: Me ha llamado también mucho la atención otro de vuestros últimos e innovadores diseños, la Torre del Infinito de Hong Kong que, aunque de manera vertical, intenta crear también esta iteración entre naturaleza y ser humano. ¿Será esta vuestra seña de identidad para futuros proyectos?

A.D.: Sí, pensamos que es un concepto perfecto para la situación actual ya que permite aportar la naturaleza a las ciudades donde ahora es una necesidad. Contribuyendo al aprovechamiento de nuevas energías sostenibles esta torre verde, un edificio de gran altura de uso mixto, proporciona exclusivas oficinas de trabajo donde la integración de la naturaleza posibilita un ambiente laboral más saludable y emocional, dando la oportunidad de disfrutar de las áreas exteriores en contacto con la ciudad. Representando una nueva forma de vida eco-urbana, este tipo de proyectos incrementa la calidad en el respeto al medio ambiente, poniendo gran énfasis en la sostenibilidad y fomentando el diseño sostenible.

I.F.: ¿Algún otro proyecto que queráis destacar?

Sí, nos gustaría destacar otros dos proyectos: Amira District y El Nido Boutique Hotel, ambos en Tulum, México, con la misma filosofía que Cocoon Hotel & Resort que representa una fusión de Naturaleza y Arquitectura.

EL NIDO Boutique Hotel ofrece 12 altos “nidos” organizados en 2 plantas dando al usuario la posibilidad de alojar una familia en cada “nido”, brinda a los huéspedes un paisaje natural integrado al proyecto, albercas comunitarias rodeadas de naturaleza, mágicos espacios al aire áreas de hamacas, así como un lounge bar / gimnasio / áreas de yoga / spa y un club de playa.

“Distrito Amira, Tulum, México”, representa un Conjunto Residencial, en su mayoría rodeado de vegetación y naturaleza que brinda sensaciones únicas a través de las diferentes experiencias disponibles. Cada unidad de edificio actúa como una comunidad con 54 apartamentos de 1, 2 y 3 habitaciones. El proyecto está diseñado para el entorno de gran valor turístico y paisajístico en un lugar natural en la región de Yucatán junto al Océano Atlántico.

Ambos proyectos fueron diseñados con la intención de crear lugares increíbles para el descanso, donde las personas puedan realmente reconectarse con la naturaleza a través de la ubicación y las experiencias, al final la mayor arquitectura va ligada a grandes experiencias.

I.F.: Desde tu gran experiencia internacional, ¿Cómo crees que está evolucionando la arquitectura sostenible en el mundo y en España en particular?

A.D.: Últimamente podemos ver que las tendencias van hacia a la construcción sostenible y un equilibrio con nuestro entorno, hacia una ciudad resiliente y una interacción constante con la naturaleza, volviendo así a nuestros orígenes.

Innovar y evolucionar supone, en muchos casos, volver a los orígenes. Para reencontrarnos con nosotros mismos, con la naturaleza y el entorno. Proyectos tan ambiciosos como este, referentes en innovación y lujo, pero también en sostenibilidad, son la demostración de que la apuesta por lo local, por la naturaleza, y los recursos naturales, es perfectamente compatible con la apuesta por la tecnología. Porque, efectivamente, no hay mayor lujo que la naturaleza.

Categorias relacionadas: Entrevistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X