María Sánchez: “La madera representa el deseo de vivir la vida de una forma más natural y sencilla, conectada con la naturaleza”

Publicado el 11 mayo 2020

Si hablamos de materiales naturales, ecológicos y sostenibles, no podemos obviar la madera. Y es que la madera no solo es parte de la naturaleza, sino que su utilización es beneficiosa para el medio ambiente.

Recientemente tuvimos la gran oportunidad de poder charlar con María Sánchez, fundadora de The Cambium Design, y gran profesional y arquitecta apasionada de la madera y, por supuesto, de la arquitectura sostenible.

Entrevista

Isabel Fernández: ¿Cómo nace The Cambium Design?

María Sánchez: En los últimos años de la carrera de Arquitectura descubrí que se podía hacer arquitectura de mayor calidad y ambientalmente más responsable. Las personas pasamos gran parte de nuestro tiempo en el interior de los edificios: en casa, en la oficina, en el colegio… Y en muchos casos no nos sentimos tan a gusto como podríamos.

Mientras investigaba sobre cómo mejorar la calidad de los espacios a través de la arquitectura bioclimática y los materiales sostenibles me di de bruces con la madera: un material natural, reciclable y versátil. Perfecto para construir. Así que, después de terminar mis estudios de Arquitectura y Máster de Estructuras en Madrid, en 2014 me mudé a Lugo para especializarme en construcción con madera con el Máster de Ingeniería de la Madera estructural. Allí, todos mis recelos culturales que me predisponían en contra del uso del material se disiparon completamente.

En ese momento vi que era necesario derribar esos prejuicios que todos tenemos y compartir las ventajas de la construcción en madera con todas las personas que pudiese. The Cambium Design surgió como una plataforma online donde desde hace cuatro años enseño las posibilidades infinitas de la madera en construcción y en estructuras.

Al finalizar el Máster me quedé a vivir en Galicia trabajando como arquitecta freelance y poco a poco, lo que comenzó como un blog se fue convirtiendo en el escaparate virtual de mi estudio de arquitectura. Desde Cambium ayudo a las personas que quieren construir el proyecto de sus sueños de forma eficiente y responsable. También comparto mis conocimientos con estudios de arquitectura que comienzan a trabajar en proyectos con madera, dándoles confianza y haciéndoles el camino más sencillo. 

I.F.: El nombre es cuanto menos sugerente, ¿a qué hace referencia?

M.S.: El cambium es una parte del árbol, una capa muy fina que se encuentra entre la corteza y la madera. Es el tejido que, año tras año, crea madera hacia el interior del árbol y, hacia fuera, fabrica la corteza.

Cuando pensaba el nombre perfecto para este proyecto, se me encendió la lucecita. ¿Qué mejor nombre que éste? Para mí, Cambium también significa transformación, un cambio hacia algo mejor. Y es justo eso lo que quiero conseguir con este proyecto: transformar los hogares de las personas en espacios eficientes, más respetuosos con nosotros y con el planeta.

I.F.: La madera es protagonista en vuestros proyectos. ¿A qué se debe?

M.S.: Me gusta trabajar con madera porque es el único material de construcción que absorbe CO2 y es realmente natural, ecológico y reciclable. Además, es muy versátil: se puede utilizar en la estructura (entramado ligero, pesado o CLT), fachada, ventanas, puertas interiores, muebles…

Otro de los motivos por los que la madera se ha convertido en mi material favorito para construir es su baja conductividad térmica. Con el mismo valor de transmitancia térmica, la madera permite diseñar envolventes de muros y cubiertas en menor espesor que si lo hicieses con sistemas tradicionales. Esta es la razón por la cual más del 40% de los edificios certificados bajo el estándar Passivhaus alemán están construidos en madera.

La madera es agradable, cálida y huele genial. No se me ocurre ningún otro material constructivo que cumpla todas estas características.

I.F.: ¿Algún otro material más que os represente especialmente?

M.S.: Para diseñar proyectos eficientes no utilizamos exclusivamente madera. Necesitamos contar con el apoyo de otros materiales que forman el sistema constructivo. Por ejemplo, cuando diseñamos proyectos en entramado ligero necesitamos tableros derivados de la madera para aportar la rigidez que necesita la estructura frente a esfuerzos horizontales de viento o sismo.

El confort interior lo conseguimos mediante un sistema multicapa donde el aislamiento es el gran protagonista. Es el elemento que nos proporcionará bienestar con un gasto energético controlado. Nos gusta trabajar con fibra de madera porque es un aislamiento con gran potencial de almacenamiento de calor, lo que significa que podemos aprovechar las ventajas de la inercia térmica en un edificio de estructura ligera de madera.

El acabado puede ser mediante un revoco de mortero sobre el aislamiento (tipo SATE) o mediante una fachada ventilada de madera. Mis revestimientos de fachada favoritos son las fachadas de madera termotratada o a base de técnicas más exóticas y tradicionales como el carbonizado japonés “yakisugi” porque son una alternativa sostenible a productos no renovables.

I.F.: ¿Cómo definiríais vuestra manera de trabajar?

M.S.: Mi equipo y yo coincidimos en un punto: no nos gusta nada improvisar. Sabemos que la inercia heredada de la construcción tradicional de no definir el proyecto al máximo en fase de diseño provoca problemas que después hay que resolver en obra. Imprevistos que se convierten en aumentos de presupuesto que, a su vez, terminan perjudicando al cliente.

Además, otra de las ventajas de la madera es su rapidez de montaje. La madera es el único material de construcción que permite trabajar con una precisión milimétrica. Si definimos pormenorizadamente el edificio en fase de proyecto y prefabricamos la estructura en taller, estaremos acortando los tiempos en obra, la ejecución es más sencilla y los costes se reducen. Por eso nos gusta definir al máximo el diseño en fase de proyecto.

En cuanto al diseño arquitectónico, pienso que es muy importante conocer el panorama internacional. En nuestro país teníamos una cultura carpintera muy potente pero poco a poco ha ido desapareciendo. Por eso me gusta inspirarme en nuestra tradición, pero sin perder de vista lo que se está haciendo fuera en construcción con madera.

I.F.: ¿De qué proyecto o proyectos os sentís especialmente orgullosos?

M.S.: Cada proyecto es especial y tiene una historia detrás de trabajo e implicación, tanto por parte de mi equipo de técnicos como de los clientes. Al haberme especializado en madera y eficiencia energética, los clientes que trabajan con nosotros comparten nuestros principios y ven en la madera la oportunidad para construir de una forma más consciente. Así que no podemos elegir solo un proyecto.

Eso sí, mi debilidad son los proyectos en madera que se integran en el paisaje natural de forma cuidadosa: una escuela de surf con vistas al mar, una vivienda en las montañas… ¡esos proyectos los disfruto muchísimo!

I.F.: Decís en vuestra web que “la madera está de moda”. ¿Creéis que es más que una moda? ¿Responde a una concienciación real sobre la importancia de cuidar nuestro planeta?

M.S.: Es totalmente real. Cada día que pasa somos más conscientes de la realidad de nuestro planeta y de los problemas que conlleva el cambio climático. Ha costado, pero poco a poco vemos un cambio de hábitos en la sociedad: se reduce el uso de plásticos, se recicla, queremos contaminar menos…

Desde hace varios años las búsquedas en internet relacionadas con una vida sana se han disparado en muchos campos: alimentación, cosmética, decoración, hogar. Las personas demandan información que les permita mejorar su calidad de vida. El movimiento “slow life” que ha surgido en este contexto nos invita a vivir la vida de forma más relajada y consciente, aprendiendo a valorar lo que nos rodea y a respetar el medio ambiente.

La madera es más que un material de construcción. Es atractiva, sostenible y su uso pone en valor nuestros bosques. En definitiva, representa el deseo de vivir la vida de una forma más natural y sencilla, conectada con la naturaleza.

La madera es tradición y vanguardia. Es volver a los orígenes para reinventarnos y caminar hacia un mundo más sostenible. Por eso, el proyecto de María Sánchez es tan auténtico, riguroso y sostenible. Muchas gracias por la entrevista, ¡y enhorabuena por tu trabajo!

Categorias relacionadas: Entrevistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X