Los rascacielos de madera ya son una realidad

Publicado el 6 marzo 2018

Si hablamos del futuro – y presente – de la arquitectura sostenible, no podemos obviar la utilización de determinados materiales más respetuosos con el medio ambiente. Y, en este sentido, la madera es una de las tendencias a tener en cuenta. Tal y como comentábamos en un post anterior, la madera es un aislante natural, por lo que se estima que con la construcción de edificios  de madera se puede conseguir un ahorro de entre el 50 y el 60% del consumo anual en calefacción y aire acondicionado.

Cada vez son más los proyectos de edificaciones de madera, y los rascacielos no se quedan atrás. Y es que muchos hablan de la madera como el material que revolucionará el siglo XXI, tal y como lo hizo el acero en el siglo XIX y el hormigón en el XX.

Su estética, su duración, su limpieza y su versatilidad, son algunas de las características que la convierten en un material idóneo. Combinada con la tecnología actual, la madera gana en eficiencia y adaptabilidad, de ahí que los rascacielos de madera sean ya una realidad.

En este post queremos hacer un repaso por algunos rascacielos de madera de diferentes países. En muchos casos, estamos hablando de proyectos realizados o con fecha de finalización. Se disputan entre ellos por ser los más altos de su país o incluso del mundo. Los seis edificios a los que nos referimos son: T3 (EEUU); Riverfront Squaree (EEUU); Brock Commons (Canadá); Treet (Noruega); Mjøstårnet (Noruega) y Haut (Países Bajos).

El más alto de EEUU

En 2016, el estudio canadiense Michael Green firmaba el edificio de madera más alto de EEUU. Ubicado en Minneapolis y conocido como T3, es un inmueble de siete plantas. Dos años más tarde, su hegemonía tiene los días contados, pues ese mismo estudio anunció hace un mes la firma de un nuevo proyecto, esta vez en Newark (Nueva Jersey).

Se trata de un edificio comercial, residencial y de oficinas, que albergará también un hotel y, además, 2.500 metros cuadrados destinados a la cultura y el arte. Con un total de 11 plantas, el Riverfront Squaree será el rascacielos de madera más alto de EEUU. Los promotores, el grupo inmobiliario Lotus Equity, lo conciben como una apuesta para el futuro, y lo definen como “un proyecto saludable para un vecindario saludable”. De hecho, al proporcionar mejor calidad del aire, mejor luz y menos ruidos, lo conciben como un buen lugar para vivir, pero también para trabajar con mayor productividad.

El más alto del mundo

El hasta ahora edificio de madera más alto del mundo se encuentra en Canadá. Brock Commons es una residencia universitaria de 18 plantas del estudio Acton Ostry Architects. Anteriormente, este título lo poseía el edificio noruego denominado Treet, en Bergen, con 14 pisos, y finalizado en 2015.

En línea con el Treet, y con su mismo I+D, se está construyendo el Mjøstårnet, un edificio de 18 plantas en la localidad de Brumudal. Éste dispondrá de un total de 27 viviendas de 2 y 3 dormitorios; un hotel, oficinas y zonas comunes con piscina incluida. Con sus 80 metros de altura superará, una vez concluido en marzo de 2019, los 53 del canadiense Brock Commons.

Otro ejemplo de rascacielos de madera es el proyecto residencial Haut en Ámsterdam, que se terminará, previsiblemente, a finales de 2019. Podremos hablar, entonces, con sus 73 metros de altura, del edificio de madera más alto de los Países Bajos. Pensado como un ejemplo de sostenibilidad en todas sus formas, este rascacielos contará, además, con paneles solares y un sistema de reciclaje de aguas.

Estos proyectos son muestra de que el respecto por el medio ambiente no está reñido con el progreso y mucho menos con la construcción y la arquitectura. Y que, en definitiva, el futuro será sostenible, o no será.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X