Morteros de Cal como alternativa sostenible frente al cemento

Publicado el 26 abril 2021

El material más utilizado en la construcción es, sin lugar a duda, el mortero de cemento. Por ello, hoy queremos daros una opción diferente que, además, es sostenible: el mortero de cal

La cal es un material de origen natural que procede de la piedra caliza y que ya era utilizada en la antigüedad para la confección de morteros por los romanos como sustituto de la arcilla y el yeso.

La piedra caliza extraída en la cantera se tritura para su posterior calcinación en hornos a una temperatura de 900ºC. En esta reacción química se libera CO2 y se forman óxidos de cal. Para su aplicación en construcción se añaden agua y áridos, u otros elementos en función del uso final. Aunque, como veremos más adelante, las ventajas de este material son múltiples, me gustaría destacar como principal su aspecto 100% reciclable ya que durante el fraguado se absorbe el CO2 que fue liberado durante la calcinación para transformarse en un material casi idéntico a la roca caliza del inicio del ciclo, lo que contribuye a una arquitectura totalmente circular.

© Foto cortesia de Diasen. Monasterio de Jesús (Setúbal)

Tipos de cal

Se distinguen básicamente dos tipos de cal:

  • Cal Aérea. Es aquella que proviene de una piedra caliza con muy alto grado de pureza y que endurece, lentamente, con el CO2 del aire (proceso de carbonatación)
  • La Cal Hidráulica es aquella que proviene de piedra caliza con impurezas naturales como silicatos, arcillas o aluminatos. Esta cal fragua y endurece con el agua de amasado antes de su aplicación y es más impermeable y resistente a la compresión. Es con esta cal natural con la que se fabrican la mayoría de los morteros de cal.

La cal hidráulica posee grandes propiedades que hicieron, por ejemplo, que César Manrique fuera un gran defensor de este material que utilizó en muchas de sus obras de arquitectura vernácula en Lanzarote.

Aunque los morteros de cal, en la actualidad, se asocian a la rehabilitación patrimonial y a la bioconstrucción, sus aplicaciones son múltiples, pudiendo utilizarse para interior, exterior, como pintura y tanto en suelos como en paredes. Además, hoy en día se pueden adquirir morteros de cal predosificados ya en sacos para su uso directo como ocurre con los morteros de cemento

Al contrario de los cementos de cal que son totalmente naturales, el cemento es un invento inglés de principios del siglo XIX que se fabrica con una mezcla de caliza, arcilla y mineral de hierro calcinadas a una temperatura de 1.450ºC para obtener el clínker, principal componente del cemento que se muele con yeso y aditivos químicos para formar el cemento.

Como podréis imaginar, las emisiones de CO2 procedente de los hornos de fabricación del clínker son muy superiores a las emitidas para la calcinación de la piedra caliza.  Así, y aunque La Agrupación de Fabricantes de Cemento de España (Oficemen) elaboró en 2017 una hoja de ruta en la que ha establecido un objetivo de reducción potencial de CO2 del 80% para el año 2050, hasta que eso ocurra deberíamos empezar a sustituir este material en las edificaciones sostenibles.

© Foto cortesia de Diasen. Monasterio de Jesús (Setúbal)

Ventajas de los morteros de cal

Pero la utilización de los morteros de cal no sólo contribuye al cuidado del medio ambiente a través de la reducción de emisiones de CO2, sino que poseen unas importantes y desconocidas ventajas respecto a los de cemento.

  • Es higroscópico, absorbe el vapor de agua del ambiente dando una mayor salubridad al ambiente.
  • A pesar de la característica anterior, es totalmente impermeable al agua en estado líquido.
  • Su durabilidad es muy grande ya que, con el tiempo, y sin más aporte que el CO2, va adquiriendo una mayor consolidación adquiriendo la resistencia y durezas propias de la piedra caliza de su origen.
  • Es fungicida ya que su alcalinidad impide la proliferación de bacterias y hongos.
  • Tienen características aislantes tanto térmicas como acústicas.
  • Al tener un fraguado escalonado en el tiempo, lo que algunos califican como desventaja, reduce las micro fisuras ya que se adapta a las deformaciones estructurales durante su endurecimiento.

Además, hemos conocido que en la actualidad se están elaborando morteros de cal que, a las propiedades anteriores, le agregan la de otros materiales naturales como el corcho para lograr revocos aislantes con una gran mejora acústica y térmica. Son los denominados morteros de cal y corcho. Sin duda una excelente propuesta para rehabiolitar e incrementar la eficiencia energética de muchos de los edificios antiguos.

© Foto cortesia de Diasen. Rehabilitación Cool Rooms Atocha, Madrid con mortero de cal y corcho

Estoy segura de que la tecnología actual hará que este tipo de materiales milenarios, en desuso o con un uso muy restringido, consigan volver a la construcción para darnos soluciones sostenibles y duraderas en la arquitectura del futuro.

Categorias relacionadas: Materiales, Otros
  • José Luis dice:

    Decir que los morteros de cal son naturales y los de cemento no es, en el mejor de los casos, inexacto. La cal también hay que fabricarla. La única diferencia es que no sabemos quien fue el primero que lo hizo.
    Por otro lado, seria conveniente comparar las emisiones asociadas a morteros equivalentes y
    comparar por unidad de obra. La resistencia a compresión de un mortero de cal y la de un mortero cementoso no tienen nada que ver.
    Un poquito más de rigor no estaría mal.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X