Las 3 razones por las que deberías sustituir el amianto de tu hogar

Publicado el 24 febrero 2022

Muchos materiales que se utilizaron en el pasado con cuantiosa frecuencia hoy en día se han demostrado perjudiciales para el ser humano. Este es el caso del amianto, también conocido como asbesto. Antaño, y sobre todo durante la segunda mitad del pasado siglo, en el sector de la construcción se empleaba para reforzar el fibrocemento de los edificios. El pequeño proceso productivo que requiere, unido a su fácil instalación y reducido coste, hicieron del amianto una herramienta tremendamente popular en el urbanismo español.

Casa con tejados de amianto

La salud

Como no puede ser de otra manera el principal motivo por el que se debe cambiar el amianto de las residencias y edificios que recorremos en nuestro día a día es la salud. Los efectos nocivos no son una novedad. Ya en la antigua Roma, Plinio el Viejo, advertía de la extraña enfermedad que afectaba a los esclavos que vestían ropajes de este material. A pesar de que las consecuencias de convivir con el asbesto llevan 20 siglos entre nosotros, hace poco que se aclaró su relación directa con los enfermos. Las consecuencias se evidencian muchos años después de la exposición, lo que impidió averiguar hasta tiempos recientes la verdadera razón de las afecciones.

Actualmente el asbesto está prohibido en 67 países, incluidos desde el año 2005 todos los de la Unión Europea. En España está prohibido fabricar y comercializar amianto desde diciembre de 2002. Sin embargo, esta normativa no afecta a las cubiertas, fachadas y tejados que ya estaban instalados antes de esa fecha, por lo que hoy en día el asbesto sigue estando presente en algunos de ellos.

Con el paso del tiempo los estudios y la ciencia han corroborado de forma definitiva la influencia del amianto en la provocación de determinadas enfermedades. Por lo tanto, los diferentes estamentos públicos, y en particular la Unión Europea, han virado sus recomendaciones. La tendencia pasó de impedir la producción de este material a la incentivación de su retirada y sustitución total. Así lo refleja la resolución aprobada por el Parlamento Europeo en 2013  que señala: “todos los tipos de amianto resultan peligrosos y su efecto perjudicial se ha documentado y reglamentado”, por lo que pide a los Estados miembros “que avancen en el proceso de eliminación gradual del amianto en el menor plazo posible”.

Existencia de materiales sostenibles alternativos

Recogida del amianto

La fibra de amianto se libera al final de su vida útil, como mucho unos 30 años. Aunque el deterioro estético y de prestaciones de las construcciones que llevan este componente es evidente mucho antes.

Antes de llevar a cabo cualquier acción es necesario realizar un plano detallado de la ubicación del amianto indicando su extensión y variedad. También evaluar la facilidad de emisión de fibras al ambiente, ya que este estudio observará el grado de conservación del material. La presencia de grietas, humedades, desconchados, desgastes recrudece la necesidad de tomar la decisión cuánto antes sobre el cambio.

Debido a sus características, llegados a este punto no cabe la opción de repararlo, por lo que debe ser sustituido. El otro momento peligroso es la manipulación del material. Por tanto, si quieres retirar una cubierta de amianto debes contactar con una empresa que esté en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto (RERA). Cuando los profesionales se hacen cargo de la modificación del amianto en el hogar, llega el momento de meditar las opciones sobre alternativas.

Tabiques

Una vez se ha sustituido el amianto, hay que elegir otro material que ocupe su lugar. El objetivo es proteger las edificaciones de las inclemencias del clima o bien de la humedad. El nuevo tejido debe poseer las mismas características, pero a un precio igual o más bajo si es posible. Por supuesto no debe suponer ningún riesgo para los trabajadores de la construcción o quienes habiten el hogar. Lo ideal es utilizar aquellos que se fabriquen con otros materiales de fibra, obteniendo los mismos resultados que con el amianto.

En cambio, se puede optar por la utilización de piedra para los tabiques, que es una solución elegante y duradera, tal ver la mejor alternativa. Otros materiales fibrosos pueden ser más baratos, pero, al igual que el tiempo que se tardó en descubrir las consecuencias del abasto, puede ocurrir con estas nuevas soluciones.

Reforma de una casa blasonada en Ponferrada con piedra natural de CUPA STONE

De los materiales fibrosos la tendencia más al alza está en el fibrocemento, uno de los más utilizados en la construcción. Además, el fibrocemento sin amianto no solo se utiliza para la protección y aislamiento de edificios. También es factible utilizarlos para revestir chimeneas, piscinas, depósitos de almacenamiento o sencillamente, el suelo de tu casa. Sin embargo, aún no se han podido estudiar sus efectos a largo plazo.

Existen otras alternativas como pueden ser el pladur o el ladrillo. El primero hace más de 25 años que se introdujo en España y desde entonces su uso se ha incrementado considerablemente. Trabajar con este material aporta apreciables ventajas tanto en la instalación (limpieza y rapidez), como en el acabado, ya que tiene una estética perfecta sin necesidad de revoques y gran capacidad de aislamiento acústico y térmico. Quizás el principal inconveniente del pladur sea su falta de resistencia. El segundo es un clásico, un material muy resistente y con gran capacidad de absorción de los golpes. Aunque también es muy pesado por lo que incrementa considerablemente la carga en el forjado.

Fachadas

Para la parte más visible del hogar también es muy importante la alternativa al amianto que se elija. Existen múltiples opciones, como el revestimiento de piedra. Estos han sido empleados durante toda la historia. Diferentes colores y texturas cuya apariencia aporta elegancia y distinción a los muros. Además, la piedra ofrece buen aislamiento térmico, acústico y frente a la humedad y dureza y resistencia. Es importante elegir un panel de piedra natural garantizado y certificado para exteriores, para soluciones constructivas de una arquitectura eficiente y sostenible.

Edificios recubiertos de pizarra

Otra posibilidad son las fachadas de pizarra, con una instalación rápida y sencilla, gracias a la regularidad y planitud de las piezas de pizarra.

No se deben olvidar los revestimientos metálicos, que antiguamente se asociaban a edificios industriales o construcciones prefabricadas, aunque cada vez es más frecuente ver revestimientos metálicos en edificios de uso doméstico. Su aplicación es fácil y rápida y, además, son fachadas eficientes y funcionales. 

Tejados

Una vez realizado el desamiantado es hora de elegir el nuevo material de la cubierta. La mejor alternativa es un producto como la pizarra natural , que no sufre ningún proceso químico ni ningún tratamiento adicional.  Desde su extracción hasta que se instala en la vivienda garantiza una apariencia que se mantiene inalterable durante una vida útil de hasta 100 años.

Al contrario que otras alternativas artificiales para las cubiertas, la pizarra natural no contiene ninguna sustancia nociva para la salud ya que es un material inerte. Por mucho tiempo que pase, tampoco desprende elementos dañinos para los habitantes que viven bajo construcciones de pizarra.

Cubierta renovada con pizarra natural (izquierda), tejado antiguo con amianto (derecha)

Retirar el asbesto de nuestras vidas y sustituirlo por materiales saludables es prioritario para la salud: no debemos ponernos en riesgo y apostar por la sostenibilidad es siempre una apuesta segura.

Categorias relacionadas: Materiales, Otros, Piedra, Pizarra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X