Casa Apolonia se convierte en la primera vivienda Passivhaus Premium de la Península Ibérica

Publicado el 14 octubre 2019

En el entorno de la sierra madrileña se encuentra, desde el pasado verano, una auténtica referencia de la arquitectura sostenible. Concretamente, el municipio de Soto de Real alberga la denominada Casa Apolonia, la primera vivienda PassivHaus Premium de toda la Península Ibérica. Esta certificación energética es una de las más exigentes del mundo, y supone un paso más de la PassivHaus, pues certifica viviendas de consumo casi nulo y autosuficientes energéticamente.

Casa Apolonia es una vivienda de 2 plantas, capaz de autoabastecerse y diseñada teniendo en cuenta criterios bioclimáticos. Detrás de esta obra está el estudio MadridArquitectura, a cuyo responsable, José Francisco Sánchez, hemos tenido la oportunidad de entrevistar recientemente, y que la ha diseñado desde el inicio para ser certificada por el Passivhaus Institut, por lo que se trata de una casa pasiva de muy bajo consumo energético.

Certificación Passivhaus Premium

La calificación PassivHaus considera Premium a las viviendas que, además de cumplir los requisitos comunes de certificación PassivHaus, cumple también los particulares de la categoría Premium. Los criterios comunes son los relativos a las demandas de calefacción, refrigeración y energía primaria y a la hermeticidad. Por otra parte, los criterios particulares de la categoría premium son que la demanda de energía primaria renovable sea menor a 30 kWh/m²a y la generación de energía renovable sea al menos 120 kWh/m2 (huella proyectada del edificio).

Y Casa Apolonia cumple con todos esos requisitos, pues dispone de una generación de 127 kWh/m2 de energía eléctrica gracias a la instalación de placas fotovoltaicas en su cubierta. Esto implica que no solo es capaz de autoabastecerse energéticamente, sino que genera 4 veces más energía de la que necesita para su funcionamiento.

Soluciones pioneras

En cuanto a los materiales, esta vivienda está formada por una estructura mixta de hormigón y acero. Los cerramientos de la envolvente son de termoarcilla, con un sistema de aislamiento térmico para el exterior de 160mm y trasdosado de pladur con lana mineral de 45 mm.

Una de las características más peculiares de esta casa es la ventilación mecánica controlada con recuperación de calor. Este sistema funciona impulsando aire filtrado y atemperado a todas las estancias “secas” (dormitorios, comedor, salón…) y extrae aire viciado de los cuartos húmedos (cocina, baños, cuartos de lavado, cuarto de instalaciones…). Así, se garantiza una elevada calidad del aire interior.

Por otra parte, para la producción de agua caliente y climatización, Casa Apolonia cuenta con un sistema de aerotermia. En concreto, utiliza una máquina aerotérmica con un elevado rendimiento que aprovecha la energía del aire y la transforma en energía para el hogar.

Además, también utiliza la energía solar para la generación eléctrica. En su cubierta hay un total de 29 paneles fotovoltaicos en la cubierta, con una generación calculada de unos 14.400 kWh/anuales.

Casa Apolonia es, por lo tanto, una referencia mundial. Gracias a todos los sistemas de energías renovables, aislamiento y eficiencia energética, es una vivienda completamente hermética, sin pérdidas o entradas de calor o frío. Lo que se traduce en ahorro energético y, por supuesto, reducción de la huella ambiental.

Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X