Un antiguo hotel se convierte en el primer edificio plurifamiliar Passivhaus de Galicia

Publicado el 30 julio 2020

El centro de la gallega ciudad de Vigo alberga un proyecto de rehabiolitación, rehabilitación con criterios sostenibles, que, además, ha recibido la certificación PassivHaus. El histórico hotel Galicia ha sido rehabilitado por el estudio Edifico, y se ha convertido en el primer edificio plurifamiliar PassivHaus de Galicia. Para ello, se han empleado estrategias de sostenibilidad, consiguiendo una reducción importante de la demanda energética y reduciendo la huella ecológica.

Rehabiolitación

En el proyecto de rehabilitación del antiguo Hotel Galicia, ahora denominado Edificio Colón, se ha conservado la característica estrechez de su estructura. En su interior, se han proyectado ocho viviendas de lujo, además de un aparcamiento semiautomático en su planta baja y un trastero por cada piso en el sótano.

La rehabilitación sostenible y eficiente ha sido especialmente cuidadosa con la hermeticidad y la calidad de aire interior. Este es el motivo por el que el edificio Colón se ha convertido en el primer plurifamiliar de Galicia en conseguir la certificación Passivhaus.

El diseño del edificio, la elección de materiales y elementos sostenibles como la madera, y la realización de un estudio previo de la incidencia solar sobre el conjunto, han contribuido a la reducción de la demanda energética.

Principios Passivhaus

El edificio plurifamiliar está diseñado bajo los principios Passivhaus, mediante diferentes estrategias de sostenibilidad que se detallan a continuación:

  • Aislamiento. El aislamiento hacia la fachada oeste se conforma de 11cm de lana de roca de alta densidad sobre una fábrica de termoarcilla (14) con un acabado granítico. La fachada este-norte se aísla con 10cm de espesor del mismo material con un sistema SATE; y las medianeras con 8cm. Todo este aislante ha ido dejando las juntas verticales intercaladas. Las terrazas se componen de 15cm de poliestireno extruido XPS.
  • Hermeticidad. En las casas pasivas la entrada de aire por la envolvente se produce de una forma reducida y controlada, lo que equivale a que las pérdidas por infiltraciones se reduzcan al mínimo. En este proyecto, la hermeticidad se ha resuelto casi en su totalidad con un enfoscado de yeso de 15mm y cintas herméticas en los sitios más críticos.
  • Carpinterías. Las ventanas tienen el certificado del Passive House Institute, compuestas de PVC con recubrimiento de aluminio, triple vidrio con un valor de Uf=1,05W/m2K y una g=0,59.
  • Ventilación. La ventilación mecánica controlada con recuperación de calor es un sistema formado por dos circuitos: uno de entrada de aire fresco exterior en todas las estancias secas y otro de salida de aire viciado interior en todas las estancias húmedas. Los recuperadores elegidos para realizar la ventilación mecánica son los modelos Zehnder ComfoAir Q350 y Zehnder ComfoAir Q450, certificados con una eficiencia del 85% situado en la zona de lavaderos.
  • Puentes térmicos. Un puente térmico se comporta en un edificio como un agujero en un cubo de agua: aumenta el flujo de calor entre el interior y el exterior, del mismo modo que el agua se derrama a través del agujero del cubo. En los edificios pasivos se controla de forma estricta la eliminación de los puentes térmicos, y en este caso han sido rigurosamente estudiados y calculados para evaluar la consiguiente pérdida de kW.   

Todos estos criterios hacen posible que estemos hablando de un proyecto de rehabilitación sostenible, que ha tenido como resultado un edificio icónico de la sostenibilidad, tal y como lo demuestra la certificación Passivhaus otorgada. El edificio Colón es, sin duda, un ejemplo de rehabiolitación.

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X