Casas prefabricadas en forma de cápsulas de escape urbanas para admirar y respetar el entorno

Publicado el 14 enero 2021

En este blog, os hemos hablado ya muchas veces de la importancia de un buen engranaje entre la naturaleza, la sostenibilidad y la arquitectura. La combinación de esos tres aspectos en su justa medida hace que nuestro cuerpo se relaje y consiga desconectar del estrés del día a día. Y ejemplo de ello es Jupe: unas casas prefabricadas y sostenibles para desconectar y disfrutar del entorno.

© Sam Gezari. Foto de Jupe con fines puramente informativos

Se trata de una especie de caravana, pero adaptada a las necesidades de hoy en día. Y es que, con todo lo que está pasando, estar fuera de la ciudad en medio de la naturaleza, se considera más saludable que nunca. Si en la arquitectura sostenible se trata de utilizar técnicas y materiales respetuosos con el medioambiente teniendo en cuenta las condiciones del sitio, este proyecto, además, nos ayuda a disfrutar de manera ecológica y responsable.

Jupe, unas cápsulas de escape

Denominadas Jupe por el planeta Júpiter, estas casas forman un espacio lejos de la ciudad desde donde poder contemplar las estrellas. Las “cápsulas de escape urbanas” nacen de esta idea y de satisfacer una necesidad obvia de hoy en día. Estas pequeñas viviendas portátiles prefabricadas de 10 metros cuadrados han sido creadas por la startup Jupe, y diseñadas por diferentes trabajadores de la plataforma AirBnB, fabricantes de automóviles eléctricos Tesla e ingenieros dedicados al transporte espacial en SpaceX.

© Sam Gezari. Foto de Jupe con fines puramente informativos

Estas casas, que miran al futuro, están inspiradas en los cortes angulares de piedras preciosas y superficies espaciales de aviones furtivos, dando como resultado una estructura geométrica apoyada en mástiles de aluminio. La estética, por supuesto, minimalista y fusionada con el diseño funcional.

Equipamiento

Lo que se encuentran los viajeros en estas cápsulas no es más que una cama, un escritorio y una silla. Pero, es lo justo y lo necesario para satisfacer una necesidad: la relajación. Para evitar el desorden, también han creado un subsuelo en madera de abedul báltico, lo que hace de baúl para almacenar cualquier tipo de pertenencia que no case con el paisaje. Está todo pensado para que tanto el aspecto medioambiental como la sostenibilidad arquitectónica se desarrollen en conjunto mirando hacia el bienestar de la persona.

Exterior

Los creadores han conseguido que la estética combine totalmente con la naturaleza, integrándose por completo en ella. Pero, eso no es lo más sorprendente, si no que esta cápsula de escape puede guardarse en plano y luego ser trasladada a cualquier lugar del mundo, por remoto que sea. Sí, también se adapta a entornos completamente diferentes: desde el desierto hasta lugares con altas rachas de viento. El techo es de lona resistente al fuego y, la fachada frontal, actúa como ventana panorámica para no perderse las vistas naturales.

© Sam Gezari. Foto de Jupe con fines puramente informativos

Aún nos quedan unos meses para verla salir a la luz, pero, con estas características es normal que a más de uno le hayan entrado ganas de salir por un tiempo del jaleo de la ciudad. Sus características y capacidades serán expuestas en un tour por California y Nevada este año por la startup estadounidense Jupe. 

Categorias relacionadas: Proyectos, Residencial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X