Entrevista a Sander Laudy, socio de B01 arquitectes

Publicado el 5 julio 2016

“El futuro de la arquitectura pasa por saber renunciar al más para optar por lo mejor”

scl by antonioSander Laudy es socio de B01 arquitectes, uno de los estudios de arquitectura que más ha hecho por la sostenibilidad en España. Laudy, junto con Roser Amadó y Ramón Domènech,  es responsable de lo que ellos mismos califican como “un viraje de B01 hacia su forma de concebir el respeto al medio ambiente y la conceptualización energética de los edificios”. Hablar con este profesional de origen holandés pero afincado en Barcelona desde hace más de 15 años sirve para constatar que su forma de ver la arquitectura sostenible va más allá de posibles modas o etiquetas y que tiene más que ver con una postura comprometida y activa con soluciones arquitectónicas holísticas que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático en el planeta.

Entrevista:

– ¿Qué es para usted la arquitectura sostenible?

Aquella que minimiza o elimina el impacto en el territorio y en el medioambiente. Se estima que el 50% de las emisiones de CO2 está asociado a edificios y construcciones y nosotros como arquitectos somos co-responsables y debemos pensar soluciones integrales que sean útiles a la sociedad.

– Sin embargo, hay ciertos profesionales que creen que no es más que una moda…

Hoy no hay nadie que discuta que el cambio climático existe y sólo podemos tratar de mitigar sus consecuencias. Para asegurarnos el futuro, la preocupación por la sostenibilidad debe formar parte ya de todas nuestras decisiones: cuando compras tu ropa, cuando te mueves por la ciudad y, por supuesto, cuando diseñas un edificio y lo construyes.

– ¿Qué opinión tiene de certificaciones como LEED o Verde?

Creo que son unas herramientas muy útiles para desarrollar proyectos realmente responsables con el medioambiente. Su importancia está más ahí, en ayudar durante el diseño, que en el hecho que al final se consigue una medalla.

Leed Platinum Membership logo

– Pero hay ciertas opiniones que piensan que encarecen los edificios y que ahondan en la idea de que la sostenibilidad es un problema de ricos.

En cuanto a que es un problema de ricos, no estoy en absoluto de acuerdo. Una solución no se puede calificar nunca de sostenible si es cara y exclusiva. En cuanto a las certificaciones, lo que sucede es que muchos arquitectos han propuesto diseños no pasivos con elevados costes tanto energéticos como en instalaciones. Pienso que los arquitectos tenemos que afrontar nuestros proyectos  de forma holística, transversal. Entonces se puede reducir a la vez impactos y costes.

También tenemos que ayudar a recuperar habilidades que los usuarios de edificios han perdido, como abrir ventanas para refrescar una habitación en verano o retirar las cortinas para que entre la luz durante el día.

– ¿Es España un país concienciado?

La crisis nos ha concienciado que los recursos no son infinitos, algo que ya se decía en 1972 en el Club de Roma con “Los límites del crecimiento”. La población se ha concienciado pero a nivel político tenemos todavía mucho que avanzar.

– La sostenibilidad forma parte de sus proyectos, ¿ha habido una evolución en la manera de afrontarlos desde que comenzó su trayectoria profesional?

Sin duda, tanto a nivel tecnológico como en nuestros planteamientos. Ahora somos mucho más radicales.

– ¿De qué proyecto se siente más orgulloso?

Es difícil pero quizás de El Semáforo. Nos encargaron la reconstrucción de estas ruinas den las dunas de El Prat, para destinarlas a no se sabía muy bien qué. Podríamos haber propuesto construir un centro hípico o un bar pero optamos por algo más difícil, no hacer casi nada. Con una intervención mínima, propusimos mantener y mejorar lo que había y se logró un gran cambio en la percepción del paisaje en el parque natural del Delta. Reducir fue el primer paso indispensable. Después teníamos que asegurarnos que fuese accesible y, para ellos propusimos, una única intervención con una pasarela para permitir el acceso; siempre intentando contenerse.

el-semaforo

– ¿Y cuál ha sido su mayor reto?

No fue fácil el proyecto del Teatro en Lloret del Mar. Era en un contexto complicado por las propias características de una ciudad turística muy caótica y porque había que insertar un teatro dentro de una zona verde muy bonita. Había que conseguir poner en valor un entorno único en la población. Además se trataba de una construcción con un considerable volumen. Teníamos que proponer soluciones sostenibles para un espacio pensado para más de 400 personas. Nos basamos en un diseño con un buen aislamiento y que proponía fachadas ventiladas, opacas y enterrar parte del edificio.

teatro-en-lloret-de-mar

 

– Acaban de firmar el proyecto Barcelona +Sostenible, ¿nos pueden contar en qué aspectos van a colaborar?

Estamos en un grupo de trabajo que va a estudiar soluciones sostenibles para la rehabilitación de viviendas en Barcelona. Es un proyecto que nos gusta mucho pero estamos todavía dando los primeros pasos.

– ¿Cuáles son para usted los retos del futuro de la arquitectura?

Saber renunciar al más para optar por lo mejor. El arquitecto tiene que aprender a que, en muchas ocasiones, la mejor solución para su encargo es no construir. Los arquitectos hemos de darnos cuenta de que podemos influir sobre la sociedad de muchas maneras no sólo en espacio de arquitectura sino también pensando en otros aspectos afines como por ejemplo en el de las infraestructuras. Tenemos mucho que aportar en temas tan dispares como soluciones urbanas para apoyar el uso de vehículos eléctricos, en cómo insertar molinos de viento en paisaje o generadores de energía a partir de las mareas en una bonita playa del mediterráneo. Debemos ampliar nuestro campo de reflexión y darnos cuenta mucho más de que nuestra aportación puede ser útil a la sociedad más allá de la edificación. Con lo que hay construido de vivienda en la actualidad en Europa, es suficiente; nos tendremos que enfocar en la rehabilitación y en buscar nuevos retos.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Entrevistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X