Una nueva sede construida bajo los criterios Passivhaus para Arriva Spain

Publicado el 2 diciembre 2021

Lograr la máxima eficiencia energética. Ese es el objetivo que se plantearon desde Arriva Spain, empresa líder en transporte de viajeros en Europa, cuando idearon la construcción de su nueva sede en Alcorcón (Madrid). Desde este lunes, ese edificio es ya una realidad y puede presumir de ser único en el sector. Está diseñado según los criterios del Instituto Passivhaus, conviertiendo a Madrid en la primera región en contar con una compañía de transporte de viajeros con un edificio de consumo casi nulo que sigue los criterios de esta institución.

«El espíritu de innovación y visión de futuro favorecen el desarrollo de municipios como Alcorcón. Es un orgullo que una sede de estas características en innovación y sostenibilidad esté ubicada en nuestra ciudad», señaló la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés, durante el acto de inauguración del edificio.

Las nuevas instalaciones ocupan una parcela de 8.500 m2, distribuidos en dos talleres, dos plantas de oficinas, aparcamiento, estación de carga y garaje. La base ya está operativa y estará en pleno funcionamiento progresivamente. Se trata de «un proyecto integral con funcionalidades que se ajustan al presente y al futuro de la empresa en su plan de electrificación y transformación de la flota», indican desde la compañía.

Con la realización de esta nueva sede, Arriva ha querido combinar dos elementos clave como las nuevas tecnologías y sostenibilidad para aprovechar todos los recursos. «Aunque todas las acciones que tienen que ver con la sostenibilidad tienen un efecto a largo plazo, estamos convencidos de que el momento de actuar es ahora. Este edificio es una buena muestra de ello»,  destacó Antonio Cendero, consejero delegado de Arriva Spain.

Cero emisiones y cero ruido

El nuevo edificio cuenta con preinstalaciones e infraestructuras necesarias para la carga de vehículos híbridos, eléctricos y propulsados con gas. Está, por lo tanto, preparado para atender las necesidades de la empresa en su camino hacia la movilidad sostenible. En este sentido, desde Arriva aseguran que la electrificación de la flota supondrá una reducción de la huella de carbono para un ahorro anual de 803.960 kilogramos de CO2.

La empresa también reduce la contaminación acústica en su nueva base incorporando una flota de vehículos silenciosa. Esta puede operar en cualquier lugar, sin despertar a los vecinos ni emitir ruido.

Asimismo, la compañía consigue reducir un 86% el consumo de energía para calefacción, mientras crece un 90% el ahorro de energía para aire acondicionado. Además, la sede dispone de 242 placas solares fotovoltaicas que van a aportar el 88% de la energía que necesita el edificio.

Consumo responsable de agua

El consumo de agua es otro de los aspectos a los que presta atención la nueva sede de Alcorcón. Así, para maximizar la eficiencia, recogerán toda aquella que proporcione la lluvia en un depósito de 50.000 litros para el lavado de los autobuses.

A todo esto también hay que sumar un diseño que favorece la entrada de la luz solar, con áreas verdes y zonas de descanso al aire libre que fomentan el bienestar de las personas. La sede cuenta además con un avanzado sistema de verificación de la calidad del aire.

En definitiva, gracias a estas innovaciones, la nueva base de Arriva se convierte en un edificio polivalente, sostenible y único en la Comunidad de Madrid. Un buen ejemplo de cómo las empresas están apostando, cada vez más, por diseñar instalaciones que sean respetuosas con el medio ambiente.

Categorias relacionadas: Comercial, Proyectos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X