Reconstruible y autosuficiente: así es la nueva sede de Triodos Bank en los Países Bajos

Publicado el 23 noviembre 2020

Las empresas apuestan cada vez más por entornos saludables y respetuosos con el medio ambiente para sus empleados. Triodos Bank ha ido un paso más allá y ha hecho de su sede en los Países Bajos un edificio que, además de ser sostenible, sus materiales pueden ser totalmente reutilizados en otra construcción.

El estudio de arquitectura RAU Arquitects y la agencia de diseño de interiores Ex Interiors desarrollaron este proyecto galardonado en los Architectenweb Awards 2019. A modo de catedral sostenible, este edificio cuenta con el Certificado BREEAM Excepcional por ser un proyecto innovador dentro de la arquitectura sostenible.

La idea de este proyecto era crear un equilibrio dinámico entre naturaleza, cultura y economía. El diseño en tres torres circulares, conectadas en el primer y segundo piso, están recorridas por una fachada completamente acristalada. Es posible abrir una ventana por cada 3,6 metros de fachada, de forma que se mantenga el clima interno sin perder la conexión con el exterior.

El interior del edificio presenta una arquitectura biofílica inspirada en la naturaleza, en las fincas circundantes y en el vuelo de los murciélagos. Dentro de la sede de Triodos Bank, la belleza del paisaje se refleja amplificando la sensación de exterior. Las formas orgánicas de los elementos, los materiales naturales y los colores sobrios que recubren todas las estancias aportan tranquilidad y mejoran la fusión del edificio con el medio ambiente.

La madera utilizada en los muebles y en el suelo proviene de la propia finca en la que se ubica la sede, reduciendo la huella de carbono del edificio al mínimo. La mayor parte de la estructura está construida en madera, disminuyendo enormemente el uso de hormigón.

El protagonismo de la madera

Se trata del primer edificio de oficinas de madera a gran escala, con una estructura en madera que conforma una especie de catedral. El edificio contiene 1.615m3 de madera laminada, más de 1008 m3 de madera laminada cruzada (CLT) y cinco troncos de árboles originales.

Todo está diseñado para conseguir el máximo cuidado del medio ambiente, tanto por los materiales utilizados como por los sistemas de generación y consumo de energía. Está pensado para que el consumo energético sea mínimo.

Su techo solar es capaz de generar 505.000 kWh al año, produciendo más de lo que consume. Cuenta además con una estación de carga para coches eléctricos que utilizan la energía sobrante del edificio.

Ejemplo de arquitectura circular

El edificio está pensado para que sea posible adaptarlo a lo largo de su vida útil. Es posible desmontar todo el edificio y reutilizar todos sus materiales o componentes sin que hayan perdido nada de valor. Este valor puede ser monitoreado a través de una herramienta en línea pública, como un catastro de materiales. De este modo se convierte en un banco de materiales, del que se puede capitalizar su valor en el futuro. Esta es una forma de reducir los residuos que puedan ser generados por la construcción o demolición.

Este tipo de proyectos no solo ayuda a la mejora y cuidado del medio ambiente, sino que mejora la calidad de vida de las personas que lo habitan y se convierten en un auténtico ejemplo a seguir. Por eso esperamos que sigan surgiendo más proyectos de este tipo que opten por la arquitectura circular y sostenible.

Categorias relacionadas: Actualidad, Comercial, Proyectos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X