Un sistema urbano de drenaje sostenible con capacidad de almacenamiento de aguas pluviales

Publicado el 26 marzo 2020

El aumento de la concienciación medioambiental tiene también su repercusión en las políticas públicas, tanto a nivel estatal como europeo. Ejemplo de ello es el Programa LIFE, el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente. Su objetivo general para el período 2014-2020 es contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020 y de las estrategias y planes pertinentes de la Unión en materia de medio ambiente y clima.

Para ello, ha contribuido a la implementación, actualización y desarrollo de la política y legislación ambiental de la Unión Europea mediante la cofinanciación de proyectos. Concretamente, en relación con la resiliencia urbana, el Programa Life de la Unión Europea ha escogido cuatro proyectos que demuestran el potencial de adaptación de la “infraestructura verde”. Y uno de los proyectos escogidos es el español Life Cersuds, un sistema urbano de drenaje sostenible que utiliza material cerámico de bajo valor comercial como sistema filtrante de pavimentación.

Drenaje sostenible

Este proyecto se ha desarrollado en el municipio de Benicàssim como demostrador del sistema de drenaje. El sistema de drenaje cerámico LIFE CERSUDS consiste en un pavimento permeable formado por baldosas cerámicas de bajo valor comercial existentes en stock. Cada módulo está formado por siete cintas que se obtienen a partir del corte de baldosas cerámicas.

Además de la filtración de agua, el proyecto cuenta con la capacidad de almacenamiento de aguas pluviales, que después podrán ser reutilizadas para el riego y para el mantenimiento del espacio público.

Tradicionalmente, la gestión del drenaje urbano se ha diseñado con el fin de evacuar aguas en la mayor brevedad posible hacia las estaciones de tratamiento o hacia el medio receptor. Lo que ha ocasionado, en muchos momentos, un uso extremo de la capacidad de las estaciones. Esto, junto con el exceso de impermeabilización de los entornos urbanos, ha obligado a gestionar de manera diferente los excesos de escorrentía en un menor tiempo.

Otros problemas como el predominio de edificación frente a zonas verdes, la impermeabilización de zonas pavimentadas, la escasa reutilización del agua de lluvia o la necesidad del control de los vertidos que se producen en la red de pluviales, hacen necesario un nuevo sistema que garantice tanto la reutilización de agua como el correcto drenaje de los pavimentos urbanos.

Bajo estas necesidades nace LIFE CERSUDS, fundamentándose en principios como reutilización, eficiencia y la utilización de servicios sistémicos. Este sistema afronta la gestión de aguas pluviales desde una perspectiva más eficiente y sostenible, combinando aspectos hidrológicos, medioambientales y sociales.

Este sistema permite además canalizar el agua derivada de sobrantes de riego, baldeo de calles, fuentes o estanques ornamentales, dándole un nuevo uso. Se estima también, la reutilización de aguas grises de edificios que, por medio de pequeños equipos de depuración, puedan emplear estas aguas para nuevos usos como el riego de superficies ajardinadas.

Algunas de las medidas estructurales necesarias para la gestión de la escorrentía son: cubiertas vegetales (cubiertas con vegetación que absorben y retienen el agua), aljibes ( elementos para almacenar y reutilizar agua procedente de tejados y superficies), alcorques de infiltración (áreas aledañas a arbolado que sirven como acumulador de agua), pavimentos permeables (aquellos que proporcionen un suelo adecuado para peatones y vehículos), pozos y zanjas, parterres inundables o drenes filtrantes son algunos de los sistemas utilizados.

El sistema consta de dos partes, una sub-base del sistema compuesto por un lecho de arena, una capa de grava drenante de unos 25 cm y una lámina de geotextil con filamentos continuos que impide la entrada de áridos y facilita el filtrado de agua. Sobre esta capa se colocan los elementos de conducción compuestos por celdas de drenaje. Unas cajas de drenaje de polipropileno, colocadas en la parte inferior, sirven como elementos de retención y almacenamiento del agua.

La baldosa cerámica se corta en tiras y encola en paquetes llamados módulos que se colocan sobre la capa de árido quedando las juntas a la vista. De esta forma se obtiene un pavimento estético y seguro, reduciendo el efecto resbaladizo.

La gestión más eficiente del agua debe considerarse una necesidad y debe plantearse desde un enfoque combinado que permita mejorar los entornos urbanos desde un punto de vista funcional, ambiental, estético y social, aseguran desde LIFE CERSUDS.

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X