Thermochip Housing, un paso más para el objetivo 2020

Publicado el 3 abril 2018

Si hay algo que caracteriza a los edificios de consumo de energía casi nulo (ECCN) es que, precisamente, poseen una alta eficiencia energética y se diseñan atendiendo a determinados aspectos concretos: un elevado aislamiento térmico, un control exhaustivo de los puentes térmicos, estanqueidad al paso del aire, carpinterías exteriores con prestaciones elevadas o una ventilación mecánica controlada. Por fortuna, la construcción de este tipo de inmuebles está cada vez más extendida, y la razón no es otra que la proximidad del objetivo europeo 2020. Como hablamos en anteriores post, se trata de un paquete de medidas sobre cambio climático y energía propuesto por la UE cuya finalidad es conseguir  que la mayoría de las construcciones tengan un consumo energético casi inexistente.

Para ayudar a alcanzar esta meta, que ya han conseguido países como Estonia, Hungría, Finlandia, Suecia o Italia, la empresa Thermochip, perteneciente a CUPA Group ha desarrollado Thermochip Housing. Se trata de una solución industrializada que contribuye a la ejecución de proyectos de edificios pasivos, todo ello de la mano de Thermochip, pionero en la fabricación y comercialización de paneles sándwich en España.

Las aplicaciones del panel, pensado inicialmente para cubiertas, lo son también ahora para fachadas, paredes y suelos, gracias a este nuevo sistema. De hecho, Thermochip Housing está formado por Thermochip Roof (para cubiertas); Thermochip Sate (fachadas) Thermochip Floor (suelos) y Thermochip Wall (paredes).

Una vivienda sostenible

Si lo comparamos con otros sistemas tradicionales, podemos decir que Thermochip Housing, con el mismo coste, tiene una mayor eficiencia; ahorra tiempo y recursos en la instalación (durante la obra, por ejemplo, no consume agua) y, además, reduce el impacto ambiental. Además, ofrece un aislamiento térmico continuo en función de las necesidades de cada proyecto, ejerce de capa aislante exterior, dispone de paneles de cuatro caras con juntas selladas, ejerce un control de calidad estrictamente minucioso y su montaje es sencillo y rápido. De hecho, reducie hasta en un 60% el proceso de construcción integral de un edificio realizado con sistemas tradicionales.

Si planteamos un proyecto residencial que cumpla con los requisitos del nuevo marco energético, se podría optar por una envolvente térmica hecha completamente con Thermochip. Esto es, que las fachadas se realizan mediante un sistema de paneles sándwich por el exterior e interior.

En cuanto a los aislamientos, éstos serían de lana mineral y de poliestireno extruido de espesor variable de entre 60 y 100 mm según las necesidades de aislamiento interior con densidad y espesor dimensionados para garantizar el cumplimiento de la normativa aplicable

Para la calefacción y refrigeración de las viviendas, la aerotermia es una opción idónea que, como ya comentamos en otro post, aprovecha el calor del aire ambiente para obtener energía y evita la emisión de gases contaminantes.

Como añadido, cualquiera edificación planteada conforme a los objetivos energéticos de 2020, podría contar también con una instalación de domótica, que ayuda a gestionar con eficiencia los diferentes sistemas de la vivienda, además de disponer de unos paneles fotovoltaicos.

En cuanto al consumo energético, aplicando este sistema en las viviendas, y haciendo la comparación con lo que consume una tradicional (aquellas construidas con ladrillo y hormigón) es destacable sobre todo el consumo de calefacción. Éste, en un hogar tradicional de referencia en zona climática C asciende hasta 70,38 kWh/m2/año anuales y el mismo hogar de referencia en zona climática C con Thermochip Hosing es de 6,47 kWh/m2/año. En cuanto al gasto en refrigeración en el mismo hogar de referencia en zona climática C, por ejemplo, los datos también son similares, siendo el consumo con una construcción tradicional de 39,77 KWh/m2/año anuales y en una casa con Thermochip Housing es de 10,97 kWh/m2/año.

Y es que Thermochip es, sin duda, una opción de futuro. Y, si pensamos en el nuevo marco energético que obligará a la construcción de edificios de energía casi nula, Thermochip Housing es un sistema absolutamente plausible. Innovación y sostenibilidad hacen de proyectos como este un ejemplo a seguir de cara a conseguir una mayoría de edificios eficientes energéticamente y cumplir el objetivo energético europeo en la mayoría de lugares posible.

Imprimir

Categorias relacionadas: Materiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X