Turismo sostenible en España: 5 destinos recomendados

Publicado el 4 julio 2018

La sostenibilidad ha llegado también al sector turístico. El turismo sostenible es una tendencia en alza, y cada vez somos más los que nos sumamos a lo que va más allá de una moda.

El turismo sostenible nace para paliar los efectos negativos del turismo convencional. Contaminación de las reservas naturales, erosión o hacinamiento hotelero son algunos ejemplos. ¿Su reto? Gestionar todos los recursos precisos para satisfacer las necesidades económicas, sociales y estéticas, teniendo en cuenta el respeto por la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, y la diversidad biológica.

Sin embargo, si pensamos en una experiencia ecológica completa, es imprescindible poner el foco también en la elección del destino. Porque el turismo sostenible va más allá de los alojamientos sostenibles.  Implica, además, probar la cocina local producida de manera orgánica; colaborar con la reducción de la huella de carbono y apoyar a las comunidades autóctonas con el único objetivo de reducir el impacto del turismo en el medio ambiente.

Por eso, queremos compartir algunos destinos turísticos sostenibles en España en los que poder pasar las vacaciones.

Lanzarote (Islas Canarias)

La calma y el silencio que transmite esta isla la convierten en una opción perfecta para escaparse y evadirse. Sus extrañas tierras volcánicas de mil colores cautivan a cualquier amante de la naturaleza. Tierra y mar (y alguna que otra cala desconocida en plenas Islas Canarias) se aúnan formando un paraíso marrón y azul.

Pero, además, Lanzarote es Reserva de la Biosfera. En sus playas, volcanes, acantilados, barrancos y desiertos de arena esconde una gran riqueza biológica. Esto, unido a la singularidad de sus ecosistemas y a la belleza de sus paisajes, ha sido el motivo por el que el 41,6 % de la superficie insular esté protegido por alguna de las categorías de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos y llega al 65% el suelo protegido no agrícola por el Plan Insular de Ordenación.

Cuenta con el Parque Nacional de Timanfaya, y puede presumir también de la certificación Biosphere Responsible Tourism. Ésta reconoce el esfuerzo de la isla por apostar por la preservación y utilización sostenible de los recursos naturales, la biodiversidad, y el paisaje.

Noja (Cantabria)

Cantabria es una de las comunidades autónomas que mejor conserva su parte más natural. De ahí que sea uno de los destinos nacionales preferidos por los turistas ‘eco-friendly’.

En esta pequeña localidad se pueden visitar las playas naturales de Tegandín, de 4,4 kilómetros de extensión, y la de Ris, de 2,5 kilómetros. Además de la conservada costa cantábrica, Noja cuenta con una zona de humedales de gran valor ecológico. Un regalo para los amantes de la naturaleza, que forma parte de la Reserva Natural de las Marismas de Santoña y Noja.

Incluido en el “Top 100” de los destinos turísticos más sostenibles del mundo de la asociación Green Destinations, fue valorado por la gestión del destino, la naturaleza y paisajes, el medio ambiente y el clima, la cultura y tradiciones, el bienestar social y los negocios y hospitalidad. Y, además, por los recursos puestos a disposición de los turistas para la observación de las zonas protegidas y de su fauna.

Parque Natural de Somiedo (Asturias)

El Parque Natural de Somiedo es una aventura para los sentidos. Paseando, te puedes encontrar toda suerte de animales, como vacas, rebecos pastando o aves rapaces. Y, por supuesto, los lagos de Saliencia. Naturaleza en estado puro.

También reserva de la biosfera, es un destino único por conservar en su seno especies como osos, lobos, ciervos y urogallos. Durante años, Somiedo fue el único espacio protegido declarado por el Principado de Asturias, constituyendo una referencia en el ámbito de la conservación y por el modo en que contribuyó a la mejora de la calidad de vida de su población local.

Su capacidad de mantener la relación entre la conservación del medio ambiente y la actividad económica lo convierte en el perfecto ejemplo de destino ecológico.

Baiona (Galicia)

Al sur de Galicia, se encuentra este pueblo que ofrece a sus visitantes una cálida acogida alejada del turismo masivo. Allí, escondida tras una bahía que la defiende del mar abierto, Baiona permite disfrutar de suaves temperaturas durante todo el año, puertos pesqueros pintorescos y amplias playas que delinean con enormes bosques de pinos.

También incluida en el “Top 100” de los destinos turísticos más sostenibles del mundo de la asociación Green Destinations, la pequeña localidad gallega fue premiada, entre otras cosas, por la creación del espacio marino protegido de las Rías Baixas. Éste dota de una figura de protección ambiental a las aguas que rodean Baiona. Y, además ha recuperado playas y dunas, comenzando por las de Ladeira.

Sierra Nevada (Andalucía)

A 35 kilómetros de Granada, se ubica el increíble parque nacional de Sierra Nevada. Aquí se encuentra la cumbre más alta de la Península Ibérica – 3.482 metros de altura – y la flora mediterránea más exclusiva de toda Europa, con un poco más de 2.100 especies.

Sus colores, la composición de las rocas y la forma de sus picos hacen de ésta una montaña de contrastes. Llamada antiguamente Sulayr, (montaña de sol en morisco) debe su nombre a las mágicas puestas de sol que desde allí se pueden contemplar. Este espacio protegido posee un paisaje libre de infraestructura humana, a excepción de la estación de esquí y de los pueblos que aún conservan muestras de arquitectura ligadas con las faenas agrícolas.

Las actividades que se desarrollan en Sierra Nevada conviven perfectamente con la naturaleza. El ocio y el deporte van de la mano con la conservación del patrimonio natural y con las actividades tradicionales de la región. Para conseguir esta armonía, se han dotado con la carta europea de turismo sostenible, que garantiza la aplicación de un plan a favor del turismo respetuoso.

 

Si estáis pensando en el destino de vuestras próximas vacaciones, estas opciones son cercanas y asequibles. Porque la sostenibilidad está en todos los ámbitos de nuestra vida, y el turismo no se iba a quedar atrás.

Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X