La termoarcilla, ventajas de un material de construcción sostenible

Publicado el 4 mayo 2020

Ya hablamos de las características de la termoarcilla y de su empleo en la construcción sostenible. Queremos ampliar la información sobre este material, tan importante dentro de la sostenibilidad y la arquitectura.

La termoarcilla es un material sostenible con gran inercia térmica, que mejora el aislamiento de los cerramientos. Es utilizado en todo tipo de edificios y con su utilización se obtiene un gran beneficio, tanto económico como energético y medioambiental.

Este material sostenible puede ser utilizado tanto en muros exteriores de una sola hoja como en muros de doble hoja con un revestimiento exterior aislante. También es posible utilizar la termoarcilla en separaciones interiores de viviendas, donde dos viviendas son calefactadas por separado, o particiones de separación entre viviendas y zonas comunes no calefactadas. Existe un “Buscador de Soluciones Térmicas de Termoarcilla” que proporciona ayuda al proyectista para encontrar el tipo y la técnica de montaje más adecuado para cada construcción.

Este material sostenible se encuentra muy comúnmente en la construcción de viviendas Passivhaus, estándar de construcción que promueve la edificación sostenible y pasiva.

Ventajas de la utilización de la termoarcilla

  • Origen natural. Su construcción está hecha a partir de materias primas naturales.
  • Extracción responsable. La extracción de la arcilla para la construcción de bloques de termoarcilla se hace de forma responsable.
  • Proceso productivo eficiente. La fabricación de la arcilla se lleva a cabo de manera eficiente, utilizado pocos recursos y energía.
  • Resistencia mecánica. Tanto la estructura en celdas de cada pieza, como el machihembrado de los bloques hacen que la resistencia de un muro de termoarcilla sea mayor que el de uno de ladrillo tradicional.
  • Aislamiento térmico y acústico. Gracias a la porosidad de cada pieza, se consigue una mejora del aislamiento con respecto a otros materiales.
  • Resistencia al fuego. Su construcción y tratamiento térmico hacen que se consiga una buena resistencia a las altas temperaturas y al fuego.
  • Barrera contra la humedad. Las celdas interiores a cada bloque ayudan a crear una barrera contra la humedad.
  • Reducción de la condensación. Se consigue una temperatura superficial interior similar a la de la estancia, por lo que se reducen los problemas por condensación.
  • Impermeabilidad. Obtiene muy buenos resultados en estudios de permeabilidad de agua de lluvia, siendo resistente a la intemperie.
  • Larga vida útil. Su vida útil es larga, sin necesidad de apenas mantenimiento.
  • Reutilización. Es posible reutilizar y reciclar los bloques de termoarcilla una vez acabada la vida útil del edificio en el que se encuentran.

La termoarcilla, como material sostenible, ayuda a la construcción de una vivienda de forma rápida, por su facilidad en la colocación, económica y confortable. Además, contribuye al desarrollo sostenible, tanto en su proceso de construcción como en el momento de la edificación utilizando este material.

Categorias relacionadas: Materiales, Otros
  • Enrique pinar dice:

    Quiero saber si es portante para hacer una casa de PB. Y un piso. Saludos.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    X