La catedral más sostenible

Publicado el 13 octubre 2022

Tradicionalmente, los grandes monumentos religiosos que se han construido a lo largo de la historia se han hecho en honor a las divinidades a las que se quería rendir homenaje, sin escatimar en gastos, personal y materiales. Pero no todas las construcciones han renunciado a la mirada ecofriendly y a las tres erres. Precisamente, el edificio del que vamos a hablar es el vivo ejemplo: la Catedral de Justo, en el madrileño municipio de Mejorada del Campo.

Exterior de la Catedral de Justo, obtenida de La Catedral de Justo – Página Oficial

Nacimiento

Esta catedral es una construcción que se podría tildar de personalista, en el mejor sentido de la palabra, ya que fue Justo Gallego el impulsor y creador de la edificación. Se trata de un agricultor madrileño al que una enfermedad, la tuberculosis, le obligó a abandonar el monasterio en el que vivía. Para redimirse, prometió construir una catedral en honor a la Virgen del Pilar si se curaba. Todo comenzó en 1961 y Justo falleció el año pasado, a la impresionante edad de 96 años. Su gran obra, a la que dedicó 60 años de su vida, está totalmente realizada con materiales reciclados y reutilizados; es decir, es 100% sostenible.

Tras su muerte, Ángel López, su heredero artístico, y Mensajeros de La Paz, con el padre Ángel al mando, han sido los encargados de velar por la terminación de la catedral y su mantenimiento. De hecho, el Ayuntamiento de Mejorada del Campo ya está en trámites para que la obra de Justo se convierta en Bien de Interés Cultural de la Comunidad de Madrid.

Inspiración divina, arte pagano

El estilo arquitectónico de la Catedral de Justo es muy variado, aunque el propio autor reconoció que su inspiración primigenia fueron las construcciones romanas que para él representaba el arte más “fino”. También se pueden apreciar técnicas neoclásicas y pequeños guiños a las fortalezas españolas y a la basílica de San Pedro. Sin ningún tipo de experiencia previa en la arquitectura o la albañilería, Justo se basó en su buen juicio para, poco a poco, ir erigiendo toda la estructura: no había planos ni orden, todo estaba ubicado en su mente.

La intención de Justo era dejar en herencia la catedral a la diócesis a la que él pertenecía, la de Alcalá de Henares. Sin embargo, la orden ya tenía una catedral y no veía con excesivos buenos ojos una construcción demasiado distinta a todo lo que se suele concebir como una iglesia. Como su edificación fue fruto de la inspiración divina, no pidió los permisos pertinentes para llevarla a cabo, por lo que era ilegal. Además, su extraña estructura con pisos irregulares y aceros corrugados no permitían el buen hacer del día a día de la “casa de Dios”. Finalmente encontró su hueco en los corazones de sus convecinos, que apoyaron a Justo y a su obra.

Imagen del interior de la Catedral de Justo obtenida de La Catedral de Justo – Página Oficial

Materiales y legado

Con el paso de los años, Justo fue curioseando libros sobre arquitectura y aprendiendo a medida que construía, un autodidacta total. Su estilo, basado en el aprovechamiento de los componentes restantes de otras fábricas e industrias, desembocó en un edificio fruto de la mezcolanza de colores, estilos, técnicas y materiales sostenibles para la construcción. Neumáticos, vidrios de vertederos, ladrillos usados, aluminios reciclados… todo vale para una construcción tan atípica como llamativa.

Hoy en día, la Catedral de Justo cuenta con 4.600 m2 de extensión repartidos en 28 cúpulas, 12 torreones y 2 claustros. La luz que penetra en la obra proviene de las más de 2.000 vidrieras que a lo largo de 60 años fueron incorporándose. Lo que empezó siendo una promesa al cielo de un enfermo se convirtió en el símbolo de una ciudad, y tanto empresas como ciudadanos individuales, así como las instituciones locales y regionales, apoyaron a Justo en lo que pudieron.

Puede que la catedral sea como la Sagrada Familia y nunca llegue a terminarse, o quizás todo acabara en el momento en que Justo falleció. Lo que está claro es que Ángel, su heredero, Mensajeros por la paz y toda la ciudadanía de Mejorada del Campo harán lo posible por mantener vivo el sueño de Justo, su catedral, que ya es la de todos.

Justo Gallego trabajando en su proyecto. Imagen obtenida de La Catedral de Justo – Página Oficial

Categorias relacionadas: Actualidad, Proyectos, Uso público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X