La fachada ventilada CUPACLAD, protagonista en un edificio pasivo de la Bretaña francesa

Publicado el 1 agosto 2019

La Bretaña Francesa. Una comunidad de 10 municipios y cerca de 18.000 habitantes: Haut Pays Bigouden. Y un proyecto: la ampliación de sus instalaciones para reunir sus servicios administrativos y concentrarlos en un único sitio. El encargado de llevarlo a cabo fue el arquitecto Pierre Brulé, referente de la arquitectura humanista y sostenible, que, como no podía ser de otra manera, propuso una rehabilitación ecológica y eficiente.

Y es que, precisamente, la arquitectura trata de dar respuesta a problemas espaciales, ya sean urbanos, públicos o privados. Así, Brulé planteó la ampliación de un edificio ya existente para congregar en él todos los servicios administrativos de la comunidad francesa de Haut Pays Bigouden.  ¿El resultado? Un edificio pasivo de oficinas con un estilo contemporáneo.

Pizarra natural

En línea con el peculiar estilo arquitectónico de Brulé, este edificio eco responsable fue construido con materiales sostenibles. En concreto, su exterior está vestido de pizarra natural: un material que ofrece un diseño y acabado vanguardista y, al mismo tiempo, los beneficios de una solución sostenible sin ningún tratamiento químico adicional en su proceso de fabricación.

La pizarra natural, además, cuenta con unas propiedades aislantes térmicas óptimas que permiten una mayor eficiencia y reducción de consumo energético. Es reseñable también su nivel de resistencia al fuego, y su elevado rendimiento, pues no precisa mantenimiento y su longevidad alcanza los 100 años.

Además de la pizarra, el exterior de este edificio cuenta con otros materiales como la madera o el cristal, que le confieren una identidad propia, y lo integran a la perfección en su ubicación: un entorno urbano y, al mismo tiempo, bastante tradicional. De esta forma, este edificio de carácter administrativo presenta una dualidad característica, pues acoge dos edificios en uno. Mantiene, por un lado, su apariencia más tradicional en la base. Y, el volumen superior, que recubre esta base, presenta un aspecto más vanguardista y moderno gracias al empleo de pizarra natural en diferentes tamaños.

Fachada ventilada

No obstante, si hay algo característico de este proyecto es la utilización de la fachada ventilada CUPACLAD. Esta solución, ideada y comercializada por CUPA Pizarras, protege y decora cualquier fachada con pizarras naturales de durabilidad superior a 100 años.

La fachada ventilada es uno de los sistemas constructivos más eficaces a la hora de realizar un cerramiento exterior y está conformado por un panel u hoja interior, una capa aislante y un panel exterior. Se denomina fachada ventilada porque entre la fachada del edificio y la estructura (en general metálica) que soporta el panel exterior y la capa aislante, queda una cámara de unos centímetros que permite la renovación del flujo de aire en el edificio.

Certificación Passivhaus

Además del empleo de la fachada ventilada CUPACLAD, otra de las características del proyecto de Pierre Brulé es su construcción en base a los estándares de las casas pasivas. Tanto es así, que este ecoedificio de oficinas públicas ha sido distinguido con el certificado Passivhaus. Este reconocimiento internacional avala el proyecto como una propuesta sostenible en la que el confort interior está garantizado y el consumo energético es muy bajo.

Así, este edificio público que alberga los diferentes departamentos administrativos relevantes para la población se erige como un referente de la arquitectura sostenible. Con un diseño vanguardista y característico, demuestra que la responsabilidad medioambiental también es cosa de las administraciones, y no forma parte solamente del ámbito privado.

Imprimir

Categorias relacionadas: Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X