Paneles de piedra pre-montada

Publicado el 14 junio 2021

La piedra natural pre-montada surge, básicamente, como consecuencia del encarecimiento de la mano de obra y la falta de “oficio”.

Cuando nos referimos a piedra pre-montada, lo hacemos con relación a la piedra que, una vez cortada o labrada en la cantera, se lleva a la fábrica para ensamblarla en paneles de diferentes tamaños y formas (habitualmente de forma rectangular) con el propósito de facilitar su puesta en obra.

Diferentes usos

La forma y los materiales utilizados para ensamblar la piedra, va a determinar su aplicación. Si se trata de paneles de piedra decorativos, para su uso en interiores, lo habitual es unir las piedras mediante resinas sin ningún soporte, o sobre una malla de plástico o metálica. También se pueden unir mediante una ligera capa de cemento.

Si, por el contrario, se quieren colocar estos paneles en el exterior, deberán cumplir una serie de criterios que, dependiendo de la ubicación geográfica de la vivienda, serán más o menos exigentes.

Es importante distinguir entre los paneles realizados con piedra natural y los paneles prefabricados de hormigón que, como ocurre con las cerámicas, intentan imitar la forma y textura de la piedra, pero, además de tener un peor envejecimiento, su fabricación dista mucho de ser ecológica, y no presentan ninguna de las ventajas de la piedra natural.

Ventajas

A las 8 ventajas de la piedra natural que citamos en un anterior post, los paneles de piedra natural premontada añaden dos:

  • Máximo respeto al medio ambiente: Al utilizarse piedras en formato pequeño el aprovechamiento de la piedra en cantera es máximo, utilizando incluso los restos de piedra que, de otro modo, acabarían en la escombrera.
  • Bajo coste de mano de obra: El tiempo de la puesta en obra se acorta, y al no requerir personal especializado en la colocación, el precio es sensiblemente inferior al que resultaría colocando piedra a piedra.

En los paneles de piedra para el exterior, lo que habitualmente se busca es una estética de mampostería. La mampostería es un método tradicional de construcción de muros mediante la colocación manual de piedras aparejadas en seco, o unidas entre sí, antiguamente con morteros a base de cal, y posteriormente con cemento. Este tipo de muro sólo lo pueden realizar expertos canteros, ya que su estabilidad depende de la forma y sentido de colocación de cada una de las piedras. Un cantero con oficio puede sacar un rendimiento de entre 3 y 5 m2 día, lo que hace que el sistema de colocación tradicional encarezca y demore en exceso el tiempo de entrega de las obras.

Ejemplos

Aunque existen en el mercado una gran variedad de estos paneles, yo, personalmente, sólo conozco un tipo de ellos, el Stonepanel® que está garantizado y certificado para exteriores. Esto es muy importante ya que, en el exterior, las diferencias de temperatura, la humedad y el viento, entre otros factores, pueden originar desprendimientos de las piedras afectando no sólo a la pretendida estética, sino incluso a la seguridad personal. Es precisamente pensando en la seguridad, por lo que estos paneles van provistos de un anclaje en su reverso que permite que se puedan colocar en altura sin riesgo alguno.

Este tipo de soluciones constructivas se pueden aplicar en cualquier tipo de edificación y también resultan idóneas para su instalación en las casas modulares prefabricadas, contribuyendo al logro de una arquitectura eficiente, sostenible y circular.

Categorias relacionadas: Actualidad, Materiales, Piedra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X