The Urban Future Global Conference. Visita a dos macro construcciones passivhaus: La Biblioteca Deichman y El Nuevo Museo Munch

Publicado el 13 junio 2019

Como broche final y para terminar el resumen de mi visita a Oslo con motivo de la Urban Future Global Conference (#UFGC), quiero presentaros los dos grandes proyectos arquitectónicos que tienen previsto inaugurarse el próximo 2020 y que tuve la suerte de visitar de la mano de sus responsables de obra. Ambos se están llevando a cabo en el céntrico barrio de Bjørvika, que abarca los muelles alrededor de la Ópera y que está convirtiendo una antigua zona industrial portuaria en el nuevo centro cultural de Oslo.  

La Biblioteca Deichman, que será la nueva biblioteca pública concebida como un espacio moderno y dinámico que fomente las relaciones interculturales y que, además de reunir grandes colecciones, contará con talleres de medios, zonas de juegos, salas de conferencias y restaurantes.

El Nuevo Museo Munch, que, además de otras muchas obras, acogerá las aproximadamente 21.000 obras donadas en 1944, antes de morir, por el famoso pintor noruego que, por falta de espacio, ha sido imposible mostrar en el actual museo.

Edificios Passivhaus

Ambas construcciones se han concebido, desde el inicio como edificios sostenibles y se están construyendo bajo el estándar Passivhaus. Es por ello por lo que ambos tienen muchos puntos en común entre los que podemos citar los siguientes:

  • Sistema de refrigeración a partir del agua del mar.
  • Utilización de cemento bajo en emisiones de CO2, elaborado con nuevos aditivos como las cenizas volantes que son las que se producen cuando se quema el carbón.
  • Utilización de materiales reciclados como el acero utilizado en la estructura del edificio.
  • Elección de materiales con un ciclo de vida largo. Ambos edificios se han diseñado para un ciclo de vida técnico de 200 años.
  • Sistema de control de energía automatizado para optimizar el consumo

No obstante, el diseño de ambas edificaciones es muy diferente.

La Biblioteca Deichman

La arquitectura de LA BIBLIOTECA, diseñada por Lund Hagem Architect en colaboración con Atelier Oslo, llama la atención, llegando desde la estación central, por su gran fachada de vidro mate que, en zonas, alterna con transparente con una parte superior voladiza. Las varias entradas al edificio están indicadas por los cortes de la propia fachada que conectarán los espacios interiores con las calles exteriores y el cercano edificio de la Ópera.

Exterior de la Biblioteca Deichman

La fachada se ha diseñado con un sistema de protección solar activo que consigue aprovechar, de forma óptima, la entrada de la radiación solar, tanto para el ahorro en el consumo de energía necesaria de refrigeración y calefacción del edificio, como para el aprovechamiento de la iluminación natural.

Además, cuenta con un novedoso sistema de ventilación eco-eficiente con unidades de ventilación descentralizadas.

El Nuevo Museo Munch

A pocos metros del anterior se alza EL MUSEO. Este imponente edificio, con fachadas terminadas en aluminio perforado con diferentes grados de transparencia ya ha marcado, sin duda, un antes y un después en el “skyline” de la capital noruega. Especialmente, nos enorgullece por el hecho de que el diseño, inspirado en las ondas del agua del fiordo al que se asoma, ha sido realizado por el estudio de arquitectura español Juan de Herreros.

De izquierda a derecha: el arquitecto responsable de la obra, Jens Richter; Isabel Fernández, y la jefa de obra, Gerd Elise.

No se tratará de un museo convencional, con salas visibles de exposición y salas cerradas al público donde realizan su trabajo los gestores y empleados de la institución, sino de un espacio abierto con un recorrido ascendente que conecta el espacio público del vestíbulo, donde habrá comercios, actividades lúdicas y restaurantes, con las terrazas y observatorio de la cubierta ofreciendo las diferentes vistas de la ciudad, al mismo tiempo que la obra de Munch.

Su fachada, con los distintos tamaños de perforación de los paneles, proporcionan una excelente protección solar dando lugar a más o menos luz dependiendo de la orientación del edificio y del uso al que se destine la sala.

El edificio consta de dos zonas climáticas diferenciadas, y un alto control de ventilación que permitirá mantener una temperatura constante de 22ºC y una humedad de 15% en las áreas de exposición, permitiendo un mayor rango de temperaturas en las áreas de circulación para los visitantes.

Exterior del Nuevo Museo de Munch

El techo de la cubierta será de Sedum (planta de hoja carnosa que puede almacenar mucha agua), lo que proporcionará una utilización óptima de las aguas pluviales.

Este edifico me ha resultado tan atractivo que nos hemos puesto en contacto con el Estudio Herreros para recabar datos adicionales en cuanto a sus características de sostenibilidad. Os haremos llegar la información en cuanto dispongamos de ella.

Imprimir

Categorias relacionadas: Actualidad, Proyectos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X