El mercado de Sant Antoni, el más sostenible de España

Publicado el 22 febrero 2021

Barcelona. Año 1882. El arquitecto Antoni Rovira i Trias veía terminado su proyecto: se inauguraba el mercado de San Antoni. Con el paso del tiempo, este mercado se ha convertido en uno de los más importante de la ciudad, acogiendo a los tres mercados que le son propios: la alimentación fresca, los encantes y el dominical del libro.

Rehabiolitación

Más de un siglo después de su inauguración, en 2018, este emblemático lugar se ha rehabilitado con criterios de sostenibilidad, convirtiéndose en el mercado más sostenible y eficiente energéticamente de España.

El proyecto de rehabilitación no ha sido fácil. El proceso ha durado nueve años y no estuvo exento de diferentes pormenores. Y es que este mercado es uno de los edificios más emblemáticos de la arquitectura de hierro en la ciudad y, además, es el mercado más grande de Barcelona con 53.388 m2.

Ha pasado más de un siglo desde que Antoni Rovira i Trias se puso manos a la obra. El arquitecto reprodujo en geometría y dimensión el trazado de las alineaciones del Eixample, ocupando una manzana entera y organizándolo en forma de cruz griega. En 2018, el arquitecto Pere Joan Ravetllat, de Ravetllat Arquitectura, afrontó el reto de la reconstrucción, con ayuda de la arquitecta Carme Ribas. Como resultado, un maridaje perfecto.

Diseño Sostenible

La formación del octógono central en el que confluyen las cuatro naves crea la forma de una cruz. En el centro, el punto culminante de la transición de geometrías. Los mercados se han establecido como pequeñas ciudades dentro del edificio, con una situación de los puestos de manera estratégica. En el centro nos encontramos las paradas de pescado, justo bajo la cúpula de Rovira i Trias. Cabe destacar también que, cada entrada del mercado es diferente y tienen sus propias características. La cantidad de puestos ha sido reducida, si, pero se ha recuperado claridad en los accesos y los pasillos se han hecho más amplios.

La belleza de lo antiguo combinado con el desarrollo sostenible actual ha sido fundamental para el arquitecto a la hora de crear este proyecto. Ravetllat se ha propuesto recuperar las ruinas y a la vez dotar a todo el recinto de unas instalaciones geotérmicas. Es el único mercado de España que cumple con el plan energético de la Comisión europea, que marca como objetivo crecer un 40% en los niveles de eficiencia energética en 2030. Respetuoso, energéticamente sostenible y, además, histórico.

Otro de sus elementos sostenibles es la cubierta, revestida con uno de los paneles sándwich de THERMOCHIP para alcanzar un mayor aislamiento. Concretamente, se han instalado más de 5.000 metros cuadrados del panel THERMOCHIP TOH en la cubierta, formado por tableros de madera OSB.

Además de ser un orgullo para todos los habitantes de la zona, también les da la oportunidad de gozar de tres mercados en uno: el de Frescos, el de Encants (moda, complementos, textil de casa, tecnología…) y el Dominical (libros, antigüedades, coleccionismo, entre otros). Además, tiene cuatro patios exteriores que se han convertido en plazas públicas para acoger actividades.

Premios

Todo esto le ha llevado a ser uno de los mejores mercados españoles, y uno de los más admirados. Tanto es así que ha sido reconocido con El Tres Diamantes de Mitsubishi Electric, que le fue otorgado en 2020 por ser uno de los edificios más energéticamente eficiente, por sus instalaciones sostenibles y su carácter potenciador de ahorro energético. Pero también, años antes se había llevado el Premi ACHE de Rehabilitación Estructural, 2017, el de Cataluña Construcción en 2019 y el de la Mejor Infraestructura en Catalunya, entre otros. Es decir, el mercado de Sant Antoni es un ejemplo claro de rehabiolitación.

Un homenaje a sus orígenes. Una mirada a sus raíces desde un prisma actual de respeto al entorno, pero también a su historia. El mercado de Sant Antoni es un auténtico icono de la sostenibilidad por muchos motivos. Pero, sobre todo, por representar una importante lección: la sostenibilidad debe convivir con la rehabilitación. El presente debe siempre respetar y mirar al pasado. Y no hay futuro que no pase por una perspectiva sostenible.

Categorias relacionadas: Proyectos, Uso público

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X