La envolvente de los edificios, fundamental en el estándar Passivhaus

Publicado el 9 diciembre 2020

Para empezar, vamos a recordar que el estándar Passivhaus combina un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo, gracias al máximo cuidado de la envolvente del edificio y a un sistema de ventilación controlada.

Principios Passivhaus

De hecho, uno de los principios más importantes del estándar Passivhaus es que los edificios cuenten con un excelente aislamiento térmico. Así, se reducirá el consumo energético. El aislamiento variará dependiendo del clima, optimizando su espesor en función de este.

En esta línea, otro de los principios básicos de las casas pasivas es contar con una envolvente de altas prestaciones. Esto contribuirá a alcanzar una mayor hermeticidad y, por supuesto, un mayor aislamiento.

Todas estas características han influido en gran medida en las empresas de construcción, que se fijan en estos criterios a la hora de plantear nuevas soluciones y sistemas que cumplan con los requisitos del estándar Passivhaus.

Modularidad y sostenibilidad

Como sabemos, el estándar Passivhaus se aplica a diferentes tipos de construcciones, y también a las modulares. Este tipo de construcción disminuye tiempos y costes, al utilizar un sistema de construcción prefabricado. Así, se reducen también los residuos generados y, por supuesto, también se incorporan criterios pasivos en este tipo de construcción: la elección de materiales naturales y sostenibles, soluciones de eficiencia energética o de aislamiento son algunos de ellos.

Estas dos tendencias (construcción modular y sostenible) que, además, cumplen con las demandas de la sociedad actual, conviven actualmente a la perfección. Tanto es así, que ya son varios los ejemplos de empresas especializadas en este tipo de soluciones que, apostando por la innovación y la reducción de la huella ambiental, ofrecen diferentes productos que cumplan con los criterios del estándar Passivhaus, y sirvan para todo tipo de construcciones.

Sistema industrializado para envolventes

Es el caso de Thermochip, que cuenta con un sistema constructivo de paneles prefabricados para toda la envolvente de los edificios (cubiertas, fachadas y suelos) denominado Thermochip Housing.

Este sistema constructivo ha obtenido recientemente la certificación Passivhaus, superando las demandas del Passivhaus Institut para la construcción de casas pasivas que permiten un ahorro de energía de hasta un 90% respecto a una vivienda convencional. Y es que Thermochip Housing aporta un consumo energético casi nulo gracias a sus prestaciones de aislamiento térmico y contribuye a conseguir espacios interiores más saludables y confortables por su grado de hermeticidad.

Este sistema impulsa, además, la construcción industrializada al integrar, en un solo proceso, el diseño y la ejecución de la estructura de viviendas y edificios. Siguiendo este modelo, el sistema fomenta una construcción más sostenible al no generar residuos, ser realizada en seco y reducir los tiempos de instalación en aproximadamente un 70%. La digitalización de su proceso productivo permite, además, un control de calidad que aporta certidumbre al proyecto desde su inicio hasta su ejecución.

Este es un ejemplo de cómo las empresas se están rigiendo, en muchos casos, por principios de sostenibilidad y eficiencia, como los de la certificación Passivhaus, para promover nuevas soluciones innovadoras y sostenibles. Y es también un ejemplo de cómo la sostenibilidad sigue avanzando a pasos agigantados en el sector de la construcción, apostando por la investigación y el desarrollo de productos cada vez más profesionalizados y soluciones constructivas de alto valor añadido técnico y ecológico

Categorias relacionadas: Actualidad, Materiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X