Tapial, una técnica de construcción sostenible

Publicado el 13 enero 2020

Una de las premisas de la arquitectura sostenible es la utilización de materiales naturales y respetuosos con el medioambiente. Así, algunos materiales que se utilizaban antaño, como el barro, el corcho o la piedra, han ido ganando cada vez más protagonismo en el sector gracias al auge de la sostenibilidad. Lo mismo sucede con determinadas técnicas constructivas. Ejemplo de ello es el tapial, una tradicional técnica de construcción con tierra cuyo origen se remonta al Neolítico.

Esta legendaria técnica constructiva es, por lo tanto, una excelente alternativa de construcción sostenible, pues reduce la huella ambiental, emplea materiales sostenibles, favorece el consumo de proximidad y, al mismo tiempo, ofrece grandes ventajas.

¿Qué es el tapial?

El tapial, o tierra pisada, es un método de construcción que consiste en elaborar muros con tierra arcillosa húmeda, compactada a golpes con un pisón rellenando un encofrado con diferentes capas.

El encofrado suele ser de madera, y en el proceso se van colocando dos maderas paralelas, entre las que se vierte tierra en capas de 10 o 15 cm, y se compacta a golpes con un pisón. Después se mueve el encofrado a otra posición contigua para seguir con el muro.

Es frecuente la incorporación a la tierra de aditivos como paja o crin de caballo, que aportan una mayor estabilidad.

Orígenes

Esta técnica fue utilizada por los romanos en la construcción de sus murallas, caracterizadas por su dureza y estabilidad. Muy similar a la actualidad, la forma romana se basa en la realización de paredes con barro arcilloso húmedo, mezclado con paja y crines (para evitar fisuraciones en la fase de secado), compactado por estratos con instrumentos apropiados (pisones y paletas) dentro de encofrados que se ubican alineados y son de poca altura, y que son desmontables para permitir su desplazamiento.

Hace 2000 años, su uso era muy común en China, algo notorio como evidencia de la Gran Muralla, construida en gran parte con tapial. Otro ejemplo es también la Alhambra de Granada. Y es que el tapial fue también una técnica muy utilizada antiguamente en toda la cuenca del mar Mediterráneo.

Características

Algunas de las ventajas de la construcción con tapial son las siguientes:

  • Excelente comportamiento térmico, gran inercia térmica.
  • Aislamiento acústico.
  • Incombustibilidad frente a un incendio.
  • Es un método muy económico y ecológico, pues gracias a las características propias de la arquitectura bioclimática, aprovecha los recursos disponibles y optimiza al máximo las condiciones climática de su entorno.
  • Impide las condensaciones por su capacidad de transpiración.
  • Favorece el confort y salubridad interior gracias al equilibrio entre humedad y temperatura que se produce entre el interior y el exterior.
  • Su demolición es también ecológica, pues es tierra inocua que podrá volver a ser utilizada.

La construcción con tapial es un ejemplo más de cómo las técnicas tradicionales y artesanales de nuestra historia, en ocasiones, pueden ofrecernos grandes oportunidades en la actualidad, para llevar a cabo una arquitectura menos dañina y más natural, ecológica y pura. Es decir, una arquitectura más sostenible. Porque aprender del pasado es fundamental para evolucionar: revisar los errores y también aprovechar viejas técnicas. Y también en a

Categorias relacionadas: Materiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X